This content is not available in your region

Líder de Ucrania insinúa un acercamiento de posiciones; fuerzas rusas golpean la capital

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
EEUU advierte a China de que no debe ayudar a Rusia mientras aumentan las sanciones
EEUU advierte a China de que no debe ayudar a Rusia mientras aumentan las sanciones   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022

Por Pavel Polityuk, Natalia Zinets y Omer Berberoglu

LEÓPOLIS/KIEV, 15 mar -Los ataques aéreos y los bombardeos rusos destrozaron el martes edificios de la capital ucraniana, Kiev, a medida que las fuerzas invasoras reforzaban su control, mientras un convoy de civiles se dirigía fuera de la asediada ciudad portuaria de Mariupol hacia zonas más seguras.

Al menos cinco personas murieron en los nuevos bombardeos a Kiev en el vigésimo día de la invasión rusa, según las autoridades. Se incendiaron edificios y gente quedó sepultada bajo los escombros.

Unos 2.000 vehículos consiguieron salir de Mariupol y otros 2.000 estaban esperando, según el ayuntamiento.

Pero un convoy con provisiones para Mariupol, cuyos residentes se han estado refugiando de los bombardeos rusos y están desesperados por conseguir comida y agua, quedó atascado en la cercana Berdyansk, dijo la viceprimera ministra Iryna Vereshchuk, que acusó a Rusia de mentir sobre el cumplimiento de los acuerdos.

El martes se reanudaron las conversaciones de paz entre las delegaciones rusa y ucraniana a través de una videoconferencia.

Funcionarios ucranianos han hecho hincapié en la esperanza de que la guerra termine antes de lo previsto, diciendo que Moscú podría estar aceptando su fracaso para imponer un nuevo gobierno en Kiev por la fuerza.

El presidente ucraniano, Volodymyr Zelenskiy, dijo que estaba dispuesto a aceptar garantías de seguridad que no consideren su objetivo a largo plazo de entrar en la OTAN, a lo que Moscú se opone.

El jefe de la OTAN, Jens Stoltenberg, anunció que los líderes de los países miembros se reunirían en Bruselas el 24 de marzo para discutir la invasión y mostrar su apoyo a Ucrania.

“En este momento crítico, América del Norte y Europa deben seguir unidas”, dijo Stoltenberg. El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, asistirá a la reunión, según informó la Casa Blanca.

EN LA FORJA DE LA HISTORIA

Tres primeros ministros europeos viajaron el martes a Kiev. Son los primeros dirigentes extranjeros que visitan la capital ucraniana desde que Rusia inició su invasión, en un sorprendente símbolo del éxito que ha tenido Ucrania hasta el momento para rechazar el asalto ruso.

El primer ministro de Polonia, Mateusz Morawiecki, anunció en Facebook su llegada a la capital ucraniana, Kiev, junto a sus colegas de la República Checa y Eslovenia, Petr Fiala y Janez Jansa.

“El objetivo de la visita es confirmar el apoyo inequívoco de toda la Unión Europea a la soberanía e independencia de Ucrania”, dijo Fiala antes de su llegada, añadiendo que los tres mandatarios presentarían un amplio paquete de apoyo a Ucrania.

“Es nuestro deber estar donde se forja la historia. Porque no se trata de nosotros, sino del futuro de nuestros hijos, que merecen vivir en un mundo libre de tiranía”, dijo Morawiecki.

Los tres dirigentes llegaban a una ciudad que sigue siendo bombardeada, donde cerca de la mitad de los 3,4 millones de habitantes han huido y muchos pasan las noches refugiados en estaciones de metro.

Tras casi tres semanas de una guerra que, según los países occidentales, Moscú creía que ganaría en pocos días, la mayor fuerza de invasión europea desde la Segunda Guerra Mundial se ha detenido a las puertas de Kiev, con las principales rutas de carretera y tren de la capital aún abiertas. Las masivas columnas acorazadas de las fuerzas rusas no han logrado tomar ninguna de las 10 mayores ciudades de Ucrania, a pesar de los bombardeos que han reducido a escombros algunas zonas residenciales.

Recibir a los dignatarios extranjeros en su propia capital sería un notable éxito simbólico para Zelenski, que rechazó las ofertas de evacuación al principio de la guerra, permaneciendo bajo los bombardeos para animar a su nación con mensajes nocturnos desde el interior de la ciudad.

EN LASENCRUCIJADAS

Uno de los principales ayudantes de Zelenski dijo que la guerra terminaría en mayo —e incluso podría terminar en semanas— ya que Rusia se ha quedado sin nuevos efectivos para seguir luchando.

“Estamos en una bifurcación del camino ahora: habrá un acuerdo de paz alcanzado muy rápidamente, dentro de una semana o dos, con la retirada de las tropas y todo, o habrá un intento de reunir algunos, digamos, sirios para una segunda ronda y, cuando los machaquemos también, un acuerdo para mediados de abril o finales de abril”, dijo Oleksiy Arestovich en un video.

“Creo que a más tardar en mayo, a principios de mayo, deberíamos tener un acuerdo de paz, quizá mucho antes: ya veremos”, dijo Arestovich.

Las declaraciones reflejan una nueva confianza en que las fuerzas ucranianas, muy superadas en número, han hecho imposible que Rusia consiga lo que los países occidentales creen que era el objetivo de Moscú: instalar en Kiev a líderes prorrusos.

Rusia afirma que no está atacando a civiles y que está llevando a cabo una “operación especial” para desarmar y “desnazificar” Ucrania, algo que Kiev y sus aliados califican de pretexto infundado para invadir una nación democrática de 44 millones de habitantes.

En la ciudad de Rivne, situada en el oeste de Ucrania, a cientos de kilómetros de la zona de combate, las autoridades ucranianas dijeron que 19 personas habían muerto en un ataque aéreo ruso contra una torre de televisión. De confirmarse, este sería, con mucho, el peor ataque hasta la fecha contra un objetivo civil en la mitad noroccidental del país.

La guerra ha provocado un aislamiento económico de Rusia nunca antes visto en una economía tan grande.

En la propia Rusia, la guerra ha ido acompañada de una represión casi total de la libertad de expresión, con el cierre de todos los principales medios de comunicación independientes y la desactivación de las aplicaciones de redes sociales occidentales.

La información referida a la “guerra” o a la “invasión” está prohibida.