This content is not available in your region

Científicos chilenos instalan sensores para sismos a 8000 metros bajo el mar en la fosa de Atacama

Access to the comments Comentarios
Por Blanca Castro  con AFP
euronews_icons_loading
La expedición fue liderada por Osvaldo Ulloa, director del Instituto Milenio de Oceanografía de la Universidad de Concepción.
La expedición fue liderada por Osvaldo Ulloa, director del Instituto Milenio de Oceanografía de la Universidad de Concepción.   -   Derechos de autor  Euronews vía AFP

Una expedición chilena a bordo de un submarino dice haber descendido a donde ningún ser humano había llegado. Los científicos se sumergieron a 8 000 metros de profundidad en la fosa de Atacama, un enorme hueco en el océano Pacífico que se extiende desde Ecuador hasta el sur de Chile.

En las entrañas del océano descubrieron nuevos organismos microscópicos y estructuras geológicas nunca antes vistas. Para eso fueron necesarias potentes luces led, instaladas fuera de la cápsula del submarino.

La expedición fue liderada por Osvaldo Ulloa, director del Instituto Milenio de Oceanografía de la Universidad de Concepción. Ulloa aseguró que se toparon con especies de anfípodos, como le ocurrió a una expedición no tripulada en 2018. También con crustáceos carroñeros, gusanos segmentados y peces traslúcidos. 

"Descubrimos unas comunidades bacterianas que incluso tenían unos filamentos que no sabíamos que existían en la fosa de Atacama y que se alimentarían de compuestos químicos e inorgánicos, eso nos abre un montón de preguntas: ¿qué compuestos son esos? ¿qué tipo de bacterias son?, expresó el director. 

Frente a esas preguntas admite: "No tenemos idea" sobre las respuestas. "Vamos a tener que volver allí".

No obstante, la misión tenía un objetivo adicional. La fosa de Atacama se encuentra en el lugar donde chocan la placa de Nazca y la placa Sudamericana, dos placas tectónicas que forman parte del cinturón de fuego del Pacífico, quiere decir, las causantes de los terremotos que con frecuencia se producen en Chile y en otras zonas de la región.

Los científicos instalarán a lo largo de este año tres sensores para poder estimar dónde ocurrirá el próximo sismo. Un proyecto tremendamente ambicioso para la geología submarina de Chile.

Editor de vídeo • Blanca Castro