This content is not available in your region

Moldavia vigila la región prorrusa de Transnistria ante posibles escaladas -ministro

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
Moldavia vigila la región prorrusa de Transnistria ante posibles escaladas -ministro
Moldavia vigila la región prorrusa de Transnistria ante posibles escaladas -ministro   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022

Por Alexander Tanas

CHISINAU, 22 mar – Moldavia está vigilando la región separatista prorrusa de Trasnistria, al este del país, para detectar cualquier signo de escalada de las tensiones tras la invasión rusa de la vecina Ucrania, declaró el martes el ministro de Asuntos Exteriores moldavo, Nicu Popescu.

Trasnistria es una estrecha franja de territorio en manos de separatistas prorrusos que se extiende a lo largo del este de Moldavia, acercándose a unos 40 kilómetros del puerto ucraniano de Odesa.

Las tropas rusas están estacionadas en Trasnistria, a pesar de los repetidos llamamientos de la presidenta moldava Maia Sandu para que se vayan.

Ucrania teme que Trasnistria pueda ser utilizada como un nuevo frente, ejerciendo más presión sobre Odesa.

“Hasta ahora la situación es tranquila. No hemos visto ningún movimiento hacia la escalada”, dijo Popescu en el Parlamento Europeo.

“Teniendo en cuenta lo que ha ocurrido antes en la región, nosotros, como Gobierno, no podemos descartar ninguna opción y debemos considerar toda la gama de escenarios para el desarrollo de los acontecimientos, incluidos los negativos”.

Las fuerzas de paz rusas aparecieron en Trasnistria después de que ésta librara una breve guerra con Moldavia en 1992 y se declarara Estado independiente. Sigue sin ser reconocido por ningún país, incluida Rusia.

A principios de febrero, las fuerzas rusas realizaron maniobras militares en Trasnistria, en el marco de un aumento de las tropas de Rusia cerca del este de Ucrania que condujo a la invasión del 24 de febrero.

La guerra ha empujado a Moldavia a acelerar su intento de ingresar en la Unión Europea y ha ejercido una enorme presión sobre su economía, al obligar a más de 331.000 refugiados a cruzar la frontera desde Ucrania, de los cuales unos 100.000 han permanecido en el país.

El martes, el importador moldavo de gas Moldovagaz advirtió de que el país también se enfrenta a una posible crisis de los precios de la energía que podría hacer que lo que paga por el gas procedente de Rusia suba a 1.000 dólares por 1.000 metros cúbicos en abril, desde el nivel actual de 547 dólares, debido a una fuerte subida de los precios del gas en Europa.

Pero el director de Moldovagaz, Vadim Cheban, declaró a los periodistas que la empresa “no se apresurará a exigir un aumento de la tarifa del gas de los consumidores”.