This content is not available in your region

Destacado periodista ruso se muestra desafiante ante investigación por noticias falsas

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
Destacado periodista ruso se muestra desafiante ante investigación por noticias falsas
Destacado periodista ruso se muestra desafiante ante investigación por noticias falsas   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022

Por Dasha Afanasieva

LONDRES, 23 mar – Un reportero ruso investigado en virtud de una nueva ley por presuntamente difundir de forma deliberada información falsa sobre la guerra en Ucrania defendió el miércoles sus afirmaciones en redes sociales, en las que sostiene que las fuerzas rusas bombardearon un hospital de maternidad.

En una carta abierta dirigida al máximo responsable de la investigación en Rusia, Alexander Bastrykin, el destacado periodista Alexander Nevzorov dijo que se lo culpa por sacar sus conclusiones de medios de comunicación internacionales, que tienen acceso a pruebas de lo sucedido, y no del Ministerio de Defensa ruso.

“Les invito a cerrar este ridículo caso”, escribió Nevzorov en la aplicación de mensajería Telegram, quien cuenta con más de 1,6 millones de suscriptores en su canal de YouTube.

También dijo que la ley penal, que podría ver a los periodistas encarcelados hasta 15 años por difundir presunta información falsa a propósito, contradice las disposiciones de libertad de expresión de la Constitución rusa y la ley de medios de comunicación, que le da derecho a tener una opinión sobre la guerra.

El Comité de Investigación ruso dijo que ha abierto un caso contra Nevzorov por publicar en Instagram y YouTube que las fuerzas armadas rusas bombardearon deliberadamente un hospital de maternidad en la ciudad ucraniana de Mariúpol.

Nevzorov dijo que el caso contra él pretende enviar una señal a los periodistas en Rusia de que “el régimen no va a perdonar a nadie y que cualquier intento de comprender la guerra criminal acabará en la cárcel”.

El portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, declinó hacer comentarios sobre el caso concreto de Nevzorov, pero dijo que la nueva y dura ley está justificada por lo que denominó la más brutal guerra informativa que se está librando contra Rusia.

Ucrania y sus aliados occidentales condenaron el ataque al hospital como una atrocidad. Rusia negó haber bombardeado el hospital, acusando a Kiev de una “provocación escenificada”.

Rusia envió decenas de miles de tropas a Ucrania el 24 de febrero en lo que denominó una “operación especial” para debilitar las capacidades militares de su vecino del sur y erradicar a personas que calificó de peligrosos nacionalistas.

Las fuerzas ucranianas han opuesto una fuerte resistencia y Occidente ha impuesto amplias sanciones a Rusia para presionarla a retirar sus fuerzas.

El martes, el Parlamento ruso aprobó unas enmiendas al Código Penal que ampliarían la nueva ley para permitir a las autoridades perseguir a quienes se considere que han difundido información falsa sobre la labor de los organismos estatales en el extranjero.

La agencia de noticias estatal TASS dijo que estos organismos incluían embajadas e instituciones estatales como la fiscalía, el ministerio de emergencias y la Guardia Nacional.