This content is not available in your region

En la capital de Venezuela ahora se organizan "pool party" para perros

Access to the comments Comentarios
Por Reuters

CARACAS, 28 mar – Al menos 40 perros de distintas razas se congregaron con sus dueños en las colinas del este de Caracas para celebrar la primera fiesta canina de piscina en la ciudad, dijo el lunes uno de sus organizadores.

La flexibilización de los controles a la economía que comenzó el gobierno del presidente Nicolás Maduro en 2019 ha dado oxígeno a sectores como comercio y servicios, por lo que los capitalinos disfrutan de más cafeterías y restaurantes. Y aquellos que ofrecían servicios de atención a mascotas están ampliando su oferta.

“Es la primera vez que lo hacemos en Caracas, un pool party en la única piscina” para perros, dijo el médico veterinario Otto Alvarado, propietario del hotel Pet Suits, que opera desde hace 10 años en El Hatillo, en el este de Caracas, y en la que instaló la piscina de 10 metros de largo y uno de profundidad.

Bajo el colapso económico de Venezuela de ocho años, muchos dejaron a sus mascotas en refugios o las abandonaron, porque sus ingresos eran limitados para costear la alimentación de los animales. Y aunque con la dolarización de facto, algunos ahora tienen acceso a las divisas, otros aún enfrentan restricciones por la elevada inflación. En el país, un salario mínimo equivale a unos 30 dólares.

El hotel, con un costo diario de 13 dólares, congregó el domingo a 42 mascotas desde las 9 de la mañana hasta las 12 del día para la fiesta canina, dijo Alvarado, quien agregó que en abril habrá una segunda fiesta, según se llenen los cupos. El veterinario junto otras seis personas maneja el hotel de 1.200 metros cuadrados, gran parte al aire libre en verdes campos.

Sentada en la grama cerca de la piscina, Andriusca Paigo tomaba el sol junto a su perra Nala. “Es algo nuevo (…) chévere”, dijo Paigo. “Es genial, uno tiene un día diferente con su mascota”.

El hotel se ocupa a tope principalmente en las temporadas de vacaciones como Semana Santa y Navidad pudiendo albergar de forma rotativa hasta un centenar de canes, agregó el veterinario. Entre los servicios que presta está desde la consulta médica hasta baño y masajes, dijo.

La reunión en la piscina “es una actividad para fomentar la tenencia responsable de mascotas”, dijo Alvarado al resaltar que en medio del esparcimiento se dan charlas sobre cómo los animales necesitan algo más que comida, sino también atención médica, ejercicio, entre otros.