This content is not available in your region

El presidente de Perú sobrevive a un segundo intento de destitución en el Congreso

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
El presidente de Perú sobrevive a un segundo intento de destitución en el Congreso
El presidente de Perú sobrevive a un segundo intento de destitución en el Congreso   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022

Por Marco Aquino

LIMA, 28 mar – El presidente de Perú, Pedro Castillo, sobrevivió el lunes en el Congreso a un segundo intento de destitución en un juicio político promovido por la oposición, que no alcanzó los votos suficientes para declarar su vacancia por “incapacidad moral” a ocho meses de iniciado un mandato de cinco años.

La propuesta de expulsar a Castillo fue apoyada por 55 votos, lejos de los 87 necesarios para destituir al mandatario en el Congreso de 130 miembros, en una nueva derrota de la oposición tras un primer ensayo en diciembre.

Tras un debate de poco más de cinco horas, unos 54 legisladores rechazaron la destitución y 19 se abstuvieron de votar en el juicio a Castillo, un profesor rural e hijo de campesinos pobres que asumió funciones en julio del año pasado tras ganar unas apretadas elecciones presidenciales.

“Saludo que haya primado la sensatez, la responsabilidad y la democracia”, dijo Castillo por Twitter tras la votación.

“Reconozco a los parlamentarios que votaron en contra de la vacancia, y respeto la decisión de quienes sí lo hicieron. Llamo a todos a cerrar esta página y trabajar juntos por los grandes desafíos del país”, agregó el presidente.

Se esperaba este resultado, que da un nuevo respiro al mandatario Castillo, cuya popularidad ha caído en medio de una incertidumbre política por denuncias de corrupción en su entorno y conflictos sociales que han afectado al clave sector minero del país andino, el segundo mayor productos mundial de cobre.

Más temprano, Castillo acudió al fragmentado Congreso y rechazó los argumentos de la oposición para su destitución; y afirmó que las acusaciones en su contra se basaron en reportes de medios de prensa sin ninguna “corroboración”.

“Lamentablemente la vacancia (proceso de destitución) se ha convertido en el eje central de la agenda política y periodística desde mi elección; ello no puede continuar”, afirmó el mandatario en un mensaje leído ante el parlamento nacional.

El juicio político contra Castillo, quien llegó al poder con el partido marxista Perú Libre, había sido aprobado a mediados de marzo con 76 votos en el Congreso unicameral.

“Soy consciente de como todos me equivoco y tengo defectos, pero soy leal a mis compromisos, valores y principios”, dijo el mandatario peruano en su defensa en el parlamento.

ALLANAMIENTOS

Los opositores dijeron que no buscaban cuestionar la gestión de Castillo, sino su actuación ética. “No buscamos evaluar la gestión, sino la conducta”, dijo Gladys Echaíz, del partido Alianza para el Progreso, la tercera fuerza de parlamento.

Durante el debate en el Congreso, cientos de personas se manifestaron por separado afuera del Palacio Legislativo en Lima a favor y en contra de la destitución de Castillo. La policía con cascos y escudos de plástico tuvo que colocar una valla metálica para evitar enfrentamientos entre ambos bandos.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos había expresado la semana pasada su preocupación por el uso “reiterado” de la figura de juicio político contra la presidencia de Perú, que ha sido usada seis veces desde el 2017 contribuyendo a los problemas de gobernabilidad.

Perú ha tenido desde el 2016 cinco presidentes, incluyendo a Castillo. En el 2018, Pedro Pablo Kuczynski renunció antes de una votación que tenía perdida, mientras que Martín Vizcarra fue destituido en el 2020 en una sesión en el parlamento.

Castillo, cuyo mandato debe culminar en julio del 2026, ya había rechazado antes varias veces las acusaciones y acusado a grupos económicos de buscar un “golpe” contra su Gobierno.

Más temprano, la fiscalía peruana allanó viviendas de exfuncionarios y familiares del presidente Castillo investigados por presunta corrupción en el entorno del Gobierno.

Imágenes de televisión mostraban a policías ingresando a inmuebles de los investigados, en varios distritos de Lima. Según una fuente de la fiscalía la orden judicial incluía la detención de los involucrados, entre ellos el exsecretario de Palacio Gobierno Bruno Pacheco y de dos sobrinos del mandatario.

El apoyo a Castillo ha caído rápidamente por los escándalos y protestas sociales. Las firmas IEP y CPI dijeron que un 51% y un 53,6%, respectivamente, están de acuerdo con la destitución del presidente, según sus encuestas publicadas el domingo.

Pero más de un 76% rechaza la labor del Congreso y según la encuesta si se expulsaba al Congreso se debería convocar no solo a una nueva elección presidencial, sino también congresal.

Desde que asumió el mandato, Castillo ha designado a cuatro gabinetes de ministros. Su tercer primer ministro duró apenas unos días antes de renunciar por violencia doméstica.