This content is not available in your region

Arde centro logístico en Rusia; Moscú acusa de ataque ucraniano con helicópteros

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
Arde centro logístico en Rusia; Moscú acusa de ataque ucraniano con helicópteros
Arde centro logístico en Rusia; Moscú acusa de ataque ucraniano con helicópteros   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022

Por Sergiy Karazy y Natalia Zinets

IRPÍN, Ucrania, 1 abr – Un depósito de combustible ardió el viernes en uno de los principales centros logísticos de Rusia para su esfuerzo bélico en Ucrania, después de lo que Moscú describió como un ataque aéreo transfronterizo por parte de helicópteros ucranianos, el primero de este tipo en las cinco semanas que dura ya la guerra.

Ucrania se negó a confirmar o negar la responsabilidad del enorme incendio en el depósito de combustible en Belgorod, una ciudad rusa cercana a la frontera que ha servido como centro logístico para las tropas rusas que luchan en el cercano este de Ucrania.

Las imágenes de las cámaras de seguridad del depósito, procedentes de un lugar verificado por Reuters, mostraron un destello de luz de lo que parece ser un misil disparado a baja altura en el cielo, seguido de una explosión en el suelo. El gobernador regional dijo que dos helicópteros ucranianos habían participado en la incursión.

En el interior de Ucrania, las fuerzas locales se adentraban en el territorio abandonado por las tropas rusas en retirada en el norte, mientras se reanudaban el viernes las conversaciones de paz. No obstante, en el sureste, que según Rusia es ahora el centro de su operación, la Cruz Roja dijo que se le prohibió llevar ayuda a la asediada ciudad de Mariúpol.

La amenaza rusa de cortar el suministro de gas a Europa a menos que los compradores pagaran con rublos antes del viernes se evitó por el momento, y Moscú dijo que no interrumpiría los suministros hasta que los nuevos pagos se realicen a finales de abril.

Horas después del ataque al depósito de petróleo, un testigo presencial contactado por teléfono en Belgorod, que pidió no ser identificado, dijo que había aviones sobrevolando la zona y que había continuas explosiones en dirección a la frontera.

“Algo está ocurriendo. Hay aviones y constantes explosiones en la distancia”, señaló.

El portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, dijo que las autoridades están haciendo todo lo posible para reorganizar la cadena de suministro de combustible y evitar la interrupción del suministro de energía en Belgorod. El incidente no creó condiciones cómodas para las conversaciones de paz, indicó.

RECOGIDA DE LOSMUERTOS

Después de no haber podido capturar una sola ciudad ucraniana importante en cinco semanas de guerra, Rusia dice que se está retirando del norte de Ucrania y cambiando su enfoque hacia el sureste.

Moscú ha presentado su retirada en el norte como un gesto de buena voluntad para las conversaciones de paz, pero Ucrania y sus aliados dicen que las fuerzas rusas se han visto obligadas a reagruparse tras sufrir grandes pérdidas debido a problemas logísticos y a la dura resistencia ucraniana.

Los gobernadores regionales de Kiev y Chérnigov dijeron que los rusos se están retirando en zonas de esas dos provincias, y que algunos están desandando el camino a través de las fronteras con Bielorrusia y Rusia.

En Irpín, un suburbio al noroeste de Kiev que fue uno de los principales campos de batalla durante semanas, ahora firmemente en manos ucranianas, voluntarios y trabajadores de emergencia sacaban a los muertos en camillas de los escombros. Cerca de una docena de cuerpos fueron envueltos en bolsas de plástico negras, alineados en una calle y cargados en furgonetas.

Lilia Ristich estaba sentada en un columpio metálico de un parque infantil con su hijo pequeño, Artur. La mayoría de la gente había huido; ellos se habían quedado.

“Teníamos miedo de irnos porque disparaban todo el tiempo, desde el primer día. Fue horrible cuando atacaron nuestra casa. Fue horrible”, dijo, enumerando los vecinos que habían sido asesinados: el hombre “enterrado allí, en el césped”; la pareja con su hijo de 12 años, todos quemados vivos.

“Cuando nuestro ejército llegó, comprendí que habíamos sido liberados. Fue una felicidad inimaginable. Rezo para que todo esto termine y para que nunca vuelvan”, dijo. “Cuando tienes a un niño en tus brazos es un miedo eterno”.

El gobernador regional de Kiev, Oleksandr Pavlyuk, dijo que las fuerzas rusas también se habían retirado de Hostomel, otro suburbio del noroeste escenario de intensos combates, pero que seguían atrincheradas en Bucha, entre Hostomel e Irpín.

Más al norte, las fuerzas rusas se han retirado del lugar de la catástrofe nuclear de Chernóbil, aunque funcionarios ucranianos dijeron que algunos rusos seguían en la “zona de exclusión” radiactiva que la rodea.

El Ministerio de Defensa británico dijo que las fuerzas ucranianas habían recuperado varias aldeas que unen Kiev con la asediada ciudad norteña de Chérnigov.

No obstante, el alcalde de Kiev, Vitaliy Kiltschko, dijo que todavía no es momento para el regreso de los que huyeron, ya que aún se están librando “enormes” batallas en el norte y el este.

“El riesgo de morir es bastante alto, y por eso mi consejo a quien quiera volver es: por favor, tómense un poco más de tiempo”, afirmó.