This content is not available in your region

Chaves, el economista que busca sacudir los cimientos de Costa Rica

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
Chaves, el economista que busca sacudir los cimientos de Costa Rica
Chaves, el economista que busca sacudir los cimientos de Costa Rica   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022

Por Diego Oré

SANJOSÉ, 3 abr – El meteórico e inesperado ascenso político del economista Rodrigo Chaves hacia la presidencia de Costa Rica surgió de reveses personales durante su paso por el Banco Mundial (BM).

En 2019, tras una investigación por supuesto acoso sexual, el BM, donde Chaves había desempeñado una carrera de casi tres décadas en distintos cargos como Director para Indonesia y Timor Oriental, ordenó degradarlo a un puesto de menor rango, sin posibilidad de ascensos ni aumentos salariales por tres años.

A principios de octubre de ese año, una de sus seis hermanas, quien cuidaba de su madre, falleció de cáncer. Días después, Chaves recibió una llamada del saliente mandatario Carlos Alvarado invitándolo a asumir como ministro de Hacienda.

El economista aceptó, empacó sus maletas y regresó desde Indonesia a su natal Costa Rica para desempeñar brevemente su primer y único encargo en la administración pública, un trampolín para sus futuras aspiraciones presidenciales.

Además, se dedicó al cuidado de su madre, Alicia Robles, durante sus últimos nueve meses de vida. Días antes de que ella muriera, él le comentó a que tenía pensado tentar la presidencia de Costa Rica para acabar con los privilegios de la clase política tradicional y combatir la pobreza, que aqueja al 23% del país.

“Decidí volver a Costa Rica por dos razones: patria y madre”, dijo Chaves al asumir como ministro de Hacienda.

Sin embargo, el encargo duró apenas seis meses y estuvo marcado por la confrontación con el mandatario. A fines de mayo de 2020, Chaves renunció en plena crisis por la pandemia del coronavirus y criticó a Alvarado por favorecer criterios políticos sobre criterios técnicos en la administración pública.

“A mí me dicen que soy muy arrogante y muy dictatorial, pero creo que digo las cosas como son y a la gente no le gusta”, se ha defendido Chaves, de 60 años, quien se convirtió el domingo en presidente electo de Costa Rica tras vencer al exmandatario José María Figueres por escasos 108,000 votos.

¿POPULISTA O POPULAR?

Chaves nació el 10 de junio de 1961 en el seno de una numerosa familia de clase media baja de San José. Tras educarse en la capital, obtuvo un doctorado en Economía Aplicada y Mercados e Instituciones Financieras en la Universidad Estatal de Ohio.

Posteriormente, dirigió y participó en equipos del BM y del Fondo Monetario Internacional (FMI) para evaluar mercados financieros de países emergentes y apoyarlos en sus respuestas a crisis financieras y macrofiscales.

En el BM estuvo por 27 años en 45 países de América, Europa y Asia, una carrera que se truncó definitivamente en 2021, cuando las denuncias de acoso a dos subalternas volvieron a acecharlo.

Ese año, ante la disconformidad de las denunciantes por la no declaración del “comportamiento indebido” de Chaves como “acoso sexual”, se admitieron apelaciones y el Tribunal Administrativo del BM revisó el caso presentado en 2019.

Más tarde, la institución emitió una alerta de seguridad de acceso restringido para Chaves en todas sus oficinas y advirtió a Recursos Humanos que no fuera contratado por tres años.

El economista de mirada enigmática y barba entrecana ha negado las acusaciones reiteradamente y se ha defendido aduciendo que las denuncias probablemente se originaron a partir de “diferencias culturales y comportamientos que para otras personas no serían ofensivos”.

Luz Mary Alpízar, presidenta del Partido Progreso Social Democrático (PPSD), la agrupación que llevó a Chaves a la presidencia de Costa Rica, lamentó los hechos ocurridos pero aseguró que no tomarían acciones contra el entonces candidato.

Para sus colaboradores, Chaves es el hombre idóneo para dirigir los designios de Costa Rica hasta 2026.

“Es un ciudadano del mundo, experimentado, valiente, decidido a impulsar los cambios necesarios para reducir la pobreza y la desigualdad”, dijo a Reuters la diputada electa y fundadora del PPSD, Pilar Cisneros.

“Se crío como un niño de clase media baja y por eso siente la necesidad de gobernar para la mayoría y de terminar con los privilegios que encarecen al vida y profundizan la desigualdad social”, agregó.

A pesar de que durante la segunda vuelta, medios de comunicación acusaron al PPSD de canalizar 195,000 dólares en un mecanismo alterno de financiamiento de campaña, la popularidad de Chaves no sufrió y su discurso incendiario, aunado al desgaste de los partidos tradicionales, le granjeó el triunfo.

El ahora presidente electo ha propuesto bajar el costo de la vida mediante decretos que abaratarían el precio del arroz, electricidad, medicinas e insumos agrícolas, además de otras medidas que llevaría a referendos si se topa con la oposición del Congreso, donde el PPSD tendrá sólo 10 de 57 escaños.

La propuesta ha alarmado a los mercados.

“Chaves es más cercano a esos nuevos populismos abiertamente de derecha en el continente, que se reflejan en (Nayib) Bukele, (Jair) Bolsonaro o (Donald) Trump”, dijo Rotsay Rosales, de la Universidad de Costa Rica.

Padre de dos hijas, Chaves está casado en segundas nupcias con una economista de Letonia.