This content is not available in your region

El Salvador | Bukele amenaza con dejar sin comer a los pandilleros encarcelados

Access to the comments Comentarios
Por Carmen Menéndez
euronews_icons_loading
El presidente salvadoreño, Nayib Bukele, durante un acto de graduación de militares
El presidente salvadoreño, Nayib Bukele, durante un acto de graduación de militares   -   Derechos de autor  AFP

El presidente de El Salvador, Nayib Bukele, amenaza con no dar de comer a los pandilleros encarcelados si la violencia persiste en el país. Por lo pronto, promete para ellos condiciones de encierro extremadamente duras.

"En un total tenemos 22 000 pandilleros, a los que tenemos sin colchonetas, durmiendo en el suelo, asignados con dos tiempos de comida y en condiciones que ninguno de los pandilleros que están afuera quiere ir a tener adentro. Es importante que sepan que si se tratan de pasar de listos, vamos a bajar de dos tiempos a cero tiempos de comida y veremos cuanto duran", dijo Bukele durante un acto de graduación de militares.

"Me lleva a pensar que los que se jactaban de tener el control y el poder en nuestro país, ahora se esconden como ratas, literalmente. No lo digo como ofensa a las ratas, por supuesto", añadió

Bukele acusó a los pandilleros de ser el "brazo armado" de las organizaciones humanitarias, la comunidad internacional y partidos opositores. También dijo que "no le importa lo que digan los organismos internacionales".

Régimen de excepción y detenciones masivas. La ONU expresa su preocupación

El Salvador lleva desde el 27 de marzo bajo régimen de excepción tras una escalada de asesinatos que se cobró la vida de más de 80 personas. El Congreso suspendió, a petición del presidente, derechos constitucionales como el derecho a la defensa o la inviolabilidad de las telecomunicaciones.

Al mismo tiempo, las fuerzas de seguridad han realizado detenciones masivas, capturando a más de 5 700 presuntos pandilleros en una guerra sin cuartel contra las maras.

La Oficina de la ONU para los Derechos Humanos ha expresado su preocupación por lo que está ocurriendo en El Salvador y acusa a las autoridades de estar haciendo un uso innecesario y excesivo de la fuerza y se hace eco de denuncias de tratos crueles, inhumanos o degradantes.