This content is not available in your region

La Policía Metropolitana multa a Boris Johnson por el "party-gate"

Access to the comments Comentarios
Por Euronews
euronews_icons_loading
El Primer Ministro británico, Boris Johnson
El Primer Ministro británico, Boris Johnson   -   Derechos de autor  Kirsty Wigglesworth/ The Associated Press.

La Policía Metropolitana de Londres ha multado al primer ministro, Boris Johnson, por violar las restricciones impuestas, durante el confinamiento para frenar el coronavirus, en las fiestas celebradas en Downing Street.

La Policía multará a Johnson junto a otra treintena de personas, entre las que también figura su mujer y el ministro de Finanzas británico, Rishi Sunak.

El primer ministro británico aseguró que acababa de pagar la multa: "Permítanme decir que he pagado la multa de inmediato y, una vez más, ofrezco mis completas disculpas. Quiero seguir adelante y cumplir el mandato que tengo, pero también abordar los problemas a los que se enfrenta el país en estos momentos y asegurarme de que seguimos cumpliendo con la gente de este país, esa es mi prioridad".

Johnson y Sunak participaron en las fiestas de la residencia oficial cuando estaban vigentes las restricciones por la pandemia.

La Policía Metropolitana de Londres ha remitido ya más de 50 sanciones a empleados del Gobierno por infringir la normativa anticovid.

El líder de la oposición, el laborista Keir Starmer, exigió la dimisión de ambos por haber violado la ley y "mentido repetidamente a los británicos". "Los conservadores están totalmente desacreditados para gobernar. El Reino Unido merece algo mejor", aseguró Starmer.

Las fuerzas de seguridad investigan doce fiestas y eventos sociales tanto en Downing Street como en otros edificios gubernamentales, incluidas al menos tres a las que pudo haber asistido Johnson.

A finales de enero un informe oficial sobre los festejos durante la pandemia criticó la "falta de liderazgo" en el gobierno británico por no haber evitado las reuniones sociales cuando la población británica estaba sujeta a férreas restricciones.

También llamó la atención sobre el "excesivo consumo de alcohol" en Downing Street.