This content is not available in your region

Británicos indignados por el 'Partygate': "Johnson no está capacitado para ser primer ministro"

Access to the comments Comentarios
Por Blanca Castro  & Evelyn Laverick  con AP
euronews_icons_loading
Un manifestante sostiene una pancarta con el telón de fondo de la Torre Elizabeth y las Casas del Parlamento, en Londres, el 26 de enero de 2022.
Un manifestante sostiene una pancarta con el telón de fondo de la Torre Elizabeth y las Casas del Parlamento, en Londres, el 26 de enero de 2022.   -   Derechos de autor  AP / Matt Dunham

La popularidad se Boris Johnson parece hundirse a una velocidad alarmante, al menos eso es lo que se percibe en las calles de Londres en los últimos días. Finalmente ha salido a la luz el informe provisional sobre las fiestas prohibidas en Downing Street durante el confinamiento.

El documento aduce un "fallo de liderazgo y de juicio" durante estas reuniones, en al menos una de ellas se habla de un grave incumplimiento ético. Los detalles han generado un gran sentimiento de frustración e indignación colectiva. 

"Doce infracciones que eran ilegales, además de mentir al Parlamento. Así que no creo que mucha gente quede impresionada por lo que ha dicho Boris Johnson, tanto si eres partidario de los conservadores o no", dice Amanda, una trabajadora social británica.  

"Creo que no está capacitado para ser primer ministro, creo que debería dimitir. Creo que está revelando cosas que ya sabemos de él. Así que no hay sorpresas", condena, por su parte, Amanda. 

Entre tanto la policia metropolitana investiga varias fiestas, incluida una en el piso personal del primer ministro. Johnson pidió disculpas este lunes en la Cámara de los Comunes pero rechazó las peticiones de dimisión por el escándalo del P_artygate_, prometiendo reformar el funcionamiento de su oficina e insistiendo en que se puede confiar en él y en su Gobierno. No obstante, se enfrentó a las críticas de la oposición e incluso de algunos de sus propios colegas conservadores, que tienen el poder de destituir a su líder ya que algunos temen que se haya convertido en mercancía dañada. 

"El público británico no es tonto. Los ciudadanos no se han creído ni una palabra. Piensan que el primer ministro debería hacer lo más decente y dimitir. Por supuesto, no lo hará, porque es un hombre sin vergüenza", declaró Keir Starmer, líder del Partido Laborista.

Johnson, a quien no se le menciona directamente en el informe, era hasta ahora considerado por sus colaboradores como una figura popular. Pero esta crisis podría convertir las elecciones locales de mayo en un desafío demasiado grande para su partido.

Editor de vídeo • Evelyn Laverick