This content is not available in your region

Ucrania | "Al borde de la fosa común, es difícil creer que es ficción y que son actores"

Access to the comments Comentarios
Por Blanca Castro  & Euronews
euronews_icons_loading
Krisztián Elek, fotógrafo independiente.
Krisztián Elek, fotógrafo independiente.   -   Derechos de autor  Euronews

Durante el último mes y medio de guerra en Ucrania, la comunidad internacional ha seguido las terribles consecuencias que deja el conflicto. A través de fotos, videos y sonidos, Occidente juzga y reacciona ante esta terrible realidad. Esto es posible gracias a los periodistas que cada día arriesgan sus vidas en el terreno.

Uno de esos es Krisztián Elek, fotógrafo independiente. Lleva visitando diferentes partes de Ucrania desde el comienzo de la invasión rusa. Acaba de regresar a Kiev tras estar en Bucha hace apenas unos días.

Asegura que la situación es aún más impactante de lo que se ve en la televisión, por lo que a veces sólo puede hacer fotos con los ojos cerrados.

"Puedo soportar muchas cosas, pero no pude soportar esto. A una niña de 2 años le mataron a su familia. Iban en un convoy de evacuación, estaban en el último coche cuando los rusos empezaron a dispararles con ametralladoras de gran calibre. La familia llevaba una bandera blanca en el coche, también un cartel que decía Dytyna, que significa "niño". No les importó, los rusos volaron el coche entero", nos cuenta Elek durante una videollamada. 

El fotógrafo estuvo en los alrededores de la capital pocos días después de la retirada de las tropas rusas. Contó a Euronews que la zona se había vuelto completamente inhabitable después de que los soldados rusos recibieran la orden de quemar las casas y disparar a todo lo que pudiera moverse antes de marcharse.

"Desnudaron totalmente a un hombre en medio de la calle y empezaron a buscar tatuajes nazis en su cuerpo".

Según Krisztián Elek, los oficiales rusos creyeron que estaban defendiendo su país. Aunque muchos se dedicaron simplemente a torturar y hacer fiestas mientras obligaban a los ucranianos a cavar su propia tumba en medio de la noche. Ser disparado o no era cosa de suerte. Explica que ese fue el relato de una mujer a la que los rusos mataron a su marido de un disparo en la cabeza.

"Entiendo que alguien no se crea lo que dicen los medios de comunicación siempre" - agrega Elek e insiste- "Pero creo que hay que creérselo. O si no, hay que venir a verlo. No sólo hablar desde lejos. Esto es terrible. No estoy tratando de ser un sabelotodo. Sólo que cuando estás al borde de la fosa común, es difícil creer que es ficción y que son actores".

Elek dice que utiliza sus fotos para luchar contra la propaganda rusa.