This content is not available in your region

Rusia remolcará buque de guerra atacado en lo que Ucrania calificó como impacto de misil

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
Rusia remolcará buque de guerra atacado en lo que Ucrania calificó como impacto de misil
Rusia remolcará buque de guerra atacado en lo que Ucrania calificó como impacto de misil   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022

Por Pavel Polityuk y Oleksandr Kozhukhar

KIEV/LEÓPOLIS, Ucrania, 14 abr – Rusia dijo el jueves que la tripulación del buque insignia de su flota del Mar Negro fue evacuada y que se estaban tomando medidas para remolcar el barco siniestrado de vuelta a puerto, tras una explosión de municiones a bordo que, según Ucrania, fue causada por un ataque con misiles.

El Ministerio de Defensa ruso dijo que el incendio del crucero portamisiles de la era soviética Moskva había sido controlado, pero que el barco había quedado muy dañado. No reconoció que el barco, con más de 500 marineros a bordo, hubiera sido atacado y aseguró que la causa del incendio estaba siendo investigada.

El mando militar del sur de Ucrania dijo que había alcanzado al buque de guerra con un misil antibuque Neptune de fabricación ucraniana y que había comenzado a hundirse.

Reuters no pudo verificar las declaraciones de ninguna de las partes.

Estados Unidos dijo que no tenía suficiente información para determinar si el barco fue alcanzado por un misil.

“No tenemos la capacidad en este momento para verificar eso de forma independiente, pero ciertamente, la forma en que esto se desarrolló, es un gran golpe para Rusia”, dijo el asesor de Seguridad Nacional, Jake Sullivan.

La pérdida o inutilización del Moskva supondría un nuevo revés para la tambaleante campaña rusa en el quincuagésimo día de su guerra en Ucrania mientras se prepara para un nuevo asalto en la región oriental del Dombás que probablemente definirá el resultado del conflicto.

Las fuerzas rusas se han retirado de algunas zonas del norte de Ucrania tras sufrir grandes pérdidas y no haber conseguido tomar la capital, Kiev. Ucrania y sus aliados occidentales afirman que Moscú se está volviendo a movilizar para una nueva ofensiva.

“Las fuerzas rusas están aumentando sus actividades en los frentes del sur y del este, intentando vengar sus derrotas”, dijo el presidente Volodímir Zelenski en un discurso por video el miércoles por la noche.

La armada rusa ha lanzado misiles de crucero hacia Ucrania y sus actividades en el Mar Negro son fundamentales para apoyar las operaciones terrestres en el sur del país, donde lucha por hacerse con el control total del puerto de Mariúpol.

Las agencias de noticias rusas dijeron que el Moskva, que entró en servicio en 1983, estaba armado con 16 misiles de crucero Vulkan antibuque con un alcance de al menos 700 kilómetros.

CONCENTRACIÓN DE TROPAS

La viceministra de Defensa ucraniana, Hanna Malyar, afirmó el jueves en declaraciones televisadas que Rusia estaba concentrando tropas no sólo a lo largo de la frontera entre Rusia y Ucrania, sino también en Bielorrusia y en la región escindida de Moldavia, Transnistria.

El gobierno de Moldavia acusó por separado al ejército ruso de intentar reclutar a ciudadanos suyos. El Ministerio de Relaciones Exteriores de Moscú no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios.

Las autoridades de Transnistria, que limita con el sur de Ucrania, negaron el lunes que Rusia estuviera preparando fuerzas allí para amenazar a Ucrania.

Las regiones de Járkov, Donetsk y Zaporiyia, en el este del país, estaban siendo atacadas con misiles, dijo Malyar. El gobernador de Járkov dijo que cuatro civiles perecieron en los bombardeos.

Funcionarios rusos dijeron que helicópteros ucranianos atacaron edificios residenciales e hirieron a siete personas en la región de Bryansk, el último de una serie de golpes transfronterizos que, según Moscú, podrían desencadenar un ataque de represalia contra Kiev.

El gobernador de la región de Belgorod dijo que un pueblo de la zona también fue atacado, pero que no hubo heridos. Las declaraciones de ninguna de las partes han podido ser verificadas de forma independiente y el ejército ucraniano no respondió a las peticiones de comentarios.

Rusia dijo el miércoles que más de 1.000 infantes de Marina ucranianos de una de las unidades dispersas que aún resisten en la devastada ciudad de Mariúpol se habían rendido. Las autoridades ucranianas no hicieron comentarios.

De ser tomada, sería la primera ciudad importante que cae en manos de las fuerzas rusas desde la invasión del 24 de febrero, lo que permitiría a Rusia reforzar un corredor terrestre entre las zonas orientales controladas por los separatistas y la región de Crimea que se anexionó en 2014.

PERDÓN

La viceprimera ministra ucraniana, Iryna Vereshchuk, dijo que se acordó la apertura de nueve corredores humanitarios el jueves para evacuar a los civiles, incluso en vehículos particulares, de Mariúpol. Ucrania cree que decenas de miles de personas han muerto en la ciudad.

El alcalde de Mariúpol, Vadym Boichenko, dijo que Rusia había traído crematorios móviles “para deshacerse de las pruebas de los crímenes de guerra”, una declaración que no fue posible verificar de forma independiente.

Moscú ha culpado a Ucrania de las muertes de civiles y ha acusado a Kiev de difamar a las fuerzas armadas rusas.

En el pueblo de Lubianka, al noroeste de Kiev, desde donde las fuerzas rusas intentaron y fracasaron en su intento de someter la capital antes de retirarse, se había escrito un mensaje a los ucranianos en la pared de una casa que fue ocupada por las tropas rusas.

“No queríamos esto… perdón”, decía.

El Kremlin dice que lanzó una “operación militar especial” para desmilitarizar y “liberar” a Ucrania de los extremistas nacionalistas, un mensaje que, según los residentes locales, les habían repetido las tropas rusas.

“¿Liberarnos de qué? Somos pacíficos… Somos ucranianos”, dijo Viktor Shaposhnikov, residente de Lubianka.

Andriy Nyebytov, jefe de policía de la región de Kiev, dijo que encontraron más de 800 cadáveres en tres distritos que habían sido ocupados por las fuerzas rusas.

“Estamos encontrando cosas terribles: cuerpos enterrados y ocultos de personas que fueron torturadas y fusiladas, y que murieron a consecuencia del fuego de mortero y artillería”, dijo Nyebytov en comentarios televisados. Sus declaraciones no pudieron ser verificadas de inmediato.

La defensora de los derechos humanos de Ucrania, Lyudmyla Denisova, escribió en la aplicación de mensajería Telegram que, según la información preliminar, más de 700 personas perecieron en la ciudad norteña de Chérnigov durante la invasión. No fue posible verificar la afirmación de forma independiente.