This content is not available in your region

La guerra de Ucrania ensombrece servicio del Viernes Santo del Papa

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
Ukraine war overshadows pope's Good Friday services
Ukraine war overshadows pope's Good Friday services   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022

Por Philip Pullella

CIUDADDELVATICANO, 15 abr – El Papa Francisco presidió un solemne servicio de Viernes Santo en el que se recordaron las últimas horas de la vida de Jesús, con el fondo de la guerra en Ucrania sobre el día más sombrío del calendario cristiano.

Francisco, de 85 años, caminó con una cojera a lo largo del pasillo principal de la Basílica de San Pedro al comienzo y al final del servicio, conocido como La Pasión del Señor.

Sin embargo, no se postró en el suelo de mármol como lo ha hecho al inicio de servicios similares en el pasado. En cambio, permaneció de pie durante unos minutos con la cabeza inclinada.

Más tarde, Francisco se sentó en un momento en que un coro cantaba versos evangélicos que relataban los acontecimientos desde el arresto de Jesús a su entierro.

El servicio del Viernes Santo es uno de los pocos eventos en los que el Papa no pronuncia una homilía, dejándola en manos del predicador de la casa papal, el cardenal Raniero Cantalamessa.

“Este año celebramos la Pascua no con el alegre sonido de las campanas, sino con el ruido en nuestros oídos de bombas y explosiones no muy lejos de aquí”, dijo Cantalamessa, refiriéndose a la guerra en Ucrania.

Parafraseando el llamamiento bíblico a la paz de “convertir vuestras espadas en rejas de arado y vuestras lanzas en podaderas”, Cantalamessa habló del impacto de “los misiles contra las fábricas y los hogares”.

Este año, la decisión del Vaticano de que tanto ucranianos como rusos participen en una parte de la procesión ha provocado roces con los dirigentes católicos ucranianos, que habían pedido que se reconsiderara.

El sábado por la noche, Francisco dirigirá una Misa de Vigilia Pascual en la basílica.

El domingo de Pascua, el día más importante del calendario litúrgico cristiano, celebrará una misa en la plaza de San Pedro y, a continuación, pronunciará su mensaje y bendición “Urbi et Orbi” (a la ciudad y al mundo), que se repite dos veces al año.