This content is not available in your region

Las tropas rusas dan un ultimátum a los soldados ucranianos que resisten en Mariúpol

Access to the comments Comentarios
Por Oscar Valero  & Euronews  con Agencia EFE
euronews_icons_loading
Un edificio dañado durante los combates se observa en Mariúpol, Ucrania, el 13 de abril de 2022.
Un edificio dañado durante los combates se observa en Mariúpol, Ucrania, el 13 de abril de 2022.   -   Derechos de autor  AP / Alexei Alexandrov (Archivo)

En Mariúpol, el último bastión de las tropas ucranianas está muy cerca de caer. El ejército ruso había dado a los soldados ucranianos de la zona un ultimátum para cesar las hostilidades y deponer las armas a partir de las 06.00 hora de Moscú (03.00 GMT) y aseguró que se les garantizará la vida.

La estratégica Mariúpol, junto al Mar de Azov, es una de las principales metas de los rusos en su esfuerzo por lograr el total control de la región del Donbás y formar un corredor terrestre en el este del país desde la anexionada península de Crimea.

Por su parte, el presidente Volodímir Zelenski ha reconocido que la situación es extremadamente grave en esta ciudad ubicada al sureste del país y ha lanzado una advertencia a Moscú.

"La eliminación de nuestras tropas, de nuestros hombres en Mariúpol pondrá fin a cualquier negociación", dijo en un video dirigido a la nación.

Mariúpol, una ciudad reducida a escombros

Los ataques rusos han provocado una de las mayores catástrofes humanitarias en Mariúpol al bombardear a los residentes desarmados y bloquear la llegada de la ayuda humanitaria, según la agencia ucraniana.

Según la alcaldía de la ciudad, hasta 20 000 civiles han muerto en desde el inicio de la invasión rusa.

La Dirección Principal de Inteligencia del Ministerio de Defensa ucraniano afirma que los rusos han desplegado hasta 13 crematorios móviles en Mariúpol para sacar de las calles los cuerpos de los civiles asesinados.

Las autoridades ucranianas consideran que unos 120 000 civiles permanecen en la ciudad sitiada, que defienden el Regimiento Azov, los Marines y otras fuerzas

Nuevos bombardeos en represalia al naufragio del Moskva

A pesar de que Rusia aseguró que su ofensiva se concentraría en el este del país, el hundimiento del Moskva, que Rusia atribuye a diversas causas ajenas al combate, ha provocado nuevos ataques contra objetivos en la capital y en el oeste de Ucrania.

El portavoz del ministerio de Defensa de Rusia, Igor Konashenkov, dice que sus fuerzas derrumbaron un avión ucraniano con cargamento militar de Occidente.

"En Odesa, las fuerzas de defensa aérea rusas derribaron un avión de carga militar ucraniano que se disponía a entregar un gran cargamento de armas suministradas a Ucrania por países occidentales".

En Járkov, los continuos bombardeos rusos están dejando la ciudad en escombros. Cada vez son más las personas que intentan escapar haci a el oeste, quizás con el objetivo final de abandonar el país. Y a pesar del peligro, los habitantes de Kiev intentan poco a poco volver a la normalidad, sabiendo que la calma puede durar poco.

No muy lejos, en Borodyanka, han comenzado los trabajos de limpieza de escombros de la ciudad tras la retirada rusa. Los equipos de investigación siguen recogiendo pruebas de los numerosos crímenes que las tropas rusas han dejado a su paso.