This content is not available in your region

PIB chino supera estimaciones en primer trimestre, pero actividad de marzo subraya riesgos para el panorama

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
PIB chino supera estimaciones en primer trimestre, pero actividad de marzo subraya riesgos para el panorama
PIB chino supera estimaciones en primer trimestre, pero actividad de marzo subraya riesgos para el panorama   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022

PEKÍN, 18 abr – La economía china creció más rápido de lo previsto en el primer trimestre, según datos publicados el lunes, con una expansión del 4,8% interanual, pero el riesgo de una fuerte desaceleración en los próximos meses ha aumentado a medida que las extendidas restricciones aplicadas por el COVID-19 y la guerra de Ucrania se cobran un alto precio.

El retroceso de la actividad se hizo patente en los indicadores de marzo, que mostraron un fuerte golpe a la demanda y sugieren un duro trabajo por delante.

Según un sondeo de Reuters entre analistas, se preveía que el Producto Interno Bruto (PIB) de enero-marzo creciera un 4,4% con respecto al año anterior, frente al 4,0% del cuarto trimestre del año pasado.

En términos intertrimestrales, el PIB creció un 1,3% en enero-marzo, frente a las expectativas de un aumento del 0,6% y un incremento revisado del 1,5% en el trimestre anterior.

El aumento de los riesgos globales derivados de la guerra en Ucrania, los confinamientos por el COVID-19 y la debilidad del mercado inmobiliario están asfixiando a la segunda economía mundial, y algunos economistas afirman que los riesgos de recesión están aumentando.

Datos separados sobre la actividad de marzo mostraron que las ventas minoristas se desplomaron el mes pasado según una base de comparación anual debido a las restricciones por el COVID en el país. Cayeron un 3,5%, muy por debajo de las expectativas de un descenso del 1,6% y de un aumento del 6,7% en enero y febrero.

El sector industrial se mantuvo mejor de lo esperado, con un aumento de la producción del 5,0% respecto al año anterior, frente a las previsiones de un aumento del 4,5%. Sin embargo, esta cifra es inferior al aumento del 7,5% registrado en los dos primeros meses del año.

La inversión en activos fijos aumentó un 9,3% interanual en el primer trimestre, frente al aumento del 8,5% previsto por la encuesta de Reuters, pero inferior al crecimiento del 12,2% de los dos primeros meses.

Los analistas afirman que los datos de abril serán probablemente peores, ya que los confinamientos en Shanghái y en otros lugares se prolongan.

El mercado laboral ya está mostrando signos de tensión. La tasa de desempleo según sondeos a nivel nacional se situó en marzo en el 5,8%, la más alta desde mayo de 2020, y superior al 5,5% de febrero.

La decisión del gobierno de detener la propagación del COVID-19 ha congestionado carreteras y puertos, ha dejado varados a trabajadores y ha cerrado innumerables fábricas, interrupciones que se extienden a través de las cadenas de suministro mundial de bienes que van desde los vehículos eléctricos hasta los teléfonos iPhone.

A última hora del viernes, el Banco Popular de China anunció que reduciría la cantidad de efectivo que los bancos deben mantener como reservas por primera vez este año, liberando unos 530.000 millones de yuanes (83.250 millones de dólares) de liquidez a largo plazo para amortiguar una fuerte desaceleración del crecimiento económico.

La medida se esperaba en gran medida después de que el Consejo de Estado, o gabinete, dijo el miércoles que las herramientas de política monetaria incluidos los recortes en los ratios de requisitos de reservas de los bancos deberían utilizarse de forma oportuna.

El gobierno ha anunciado más estímulos fiscales este año, como el aumento de la emisión de bonos locales para financiar proyectos de infraestructuras y la reducción de impuestos a las empresas.

Sin embargo, los analistas no están seguros de que los recortes de las tasas de interés vayan a contribuir a detener la caída de la economía a corto plazo, ya que las fábricas y las empresas tienen dificultades y los consumidores siguen siendo cautelosos a la hora de gastar. Una política monetaria más expansiva también podría desencadenar la salida de capitales, ejerciendo más presión sobre los mercados financieros chinos.

China se ha fijado como objetivo un crecimiento económico más lento, en torno al 5,5%, este año, a medida que se acumulan factores adversos, pero algunos analistas afirman que ahora puede ser difícil lograrlo sin medidas de estímulo más agresivas.