This content is not available in your region

Boris Johnson se disculpa ante el Parlamento por incumplimientos durante confinamiento

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
UK's Johnson to apologise to parliament over lockdown fine
UK's Johnson to apologise to parliament over lockdown fine   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022

Por William James, Andrew MacAskill y Alistair Smout

LONDRES, 19 abr – El primer ministro británico, Boris Johnson, se disculpó el martes ante el Parlamento tras ser multado por la policía por incumplir las normas del confinamiento, afirmando que no sabía que una reunión de cumpleaños en plena pandemia infringía las reglas que él mismo estableció.

El mismo día en que los legisladores opositores se aseguraron de que esta semana se vote si Johnson de ser investigado por las acusaciones de que engañó al Parlamento al negar repetidamente cualquier infracción, el primer ministro dijo que ahora se daba cuenta de que se equivocó.

Johnson aseguró que en ese momento no se le había ocurrido que estaba infringiendo las normas. Según afirmó, el público tenía derecho a esperar estándares más elevados.

“Tan pronto como recibí la notificación, reconocí el dolor y el enfado, y dije que la gente tenía derecho a esperar algo mejor de su primer ministro”, indicó Johnson en el Parlamento.

La oposición ha pedido la dimisión de Johnson, acusándole de haber engañado al Parlamento después de que el año pasado dijera a los legisladores que en Downing Street residencia oficial y lugar de trabajo del primer ministro se siguieron todas las normas durante la pandemia.

El líder laborista Keir Starmer instó a los legisladores a destituir al primer ministro para “devolver la decencia, la honestidad y la integridad a nuestra política y detener la denigración de todo lo que representa este país”.

La presión para que dimita por parte de los propios legisladores conservadores de Johnson ha disminuido con la guerra de Ucrania, en la que ha tratado de desempeñar un papel principal en la respuesta de Occidente. Aunque un puñado de ellos ha repetido sus peticiones para que se vaya, la mayoría dice que ahora no es el momento.

Sin embargo, Mark Harper, antiguo jefe de filas de los conservadores que en su día ayudó a mantener la disciplina del partido, aprovechó la ocasión para decirle a Johnson en la cámara que tenía que dimitir, diciendo que no creía “que fuera digno del gran cargo que ocupa”.

Lindsay Hoyle, presidente de la Cámara de los Comunes, accedió a la petición de los partidos opositores para que se vote el jueves si Johnson debe ser remitido a la comisión de privilegios para una investigación.

Según el código ministerial, engañar a sabiendas al Parlamento es un delito que debería conllevar la dimisión.

Sin embargo, es poco probable que la moción se apruebe, ya que Johnson conserva el apoyo de la mayoría de los legisladores de su Partido Conservador y aún puede contar con la mayoría en el Parlamento. No obstante, el debate llamará la atención sobre su conducta.