This content is not available in your region

Macron y Le Pen continúan la campaña electoral tras su acalorado debate

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
Macron y Le Pen continúan la campaña electoral tras su acalorado debate
Macron y Le Pen continúan la campaña electoral tras su acalorado debate   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022

Por Tassilo Hummel y Ingrid Melander

PARÍS, 21 abr – El presidente francés, Emmanuel Macron, y su contrincante, Marine Le Pen, volverán a hacer campaña el jueves, después de que la candidata de extrema derecha no lograra, en un debate televisivo de alto nivel, dar el golpe de efecto que necesitaba antes de la votación del domingo.

Los espectadores del único debate entre los dos candidatos finales, celebrado el miércoles por la noche, consideraron arrogante a un Macron combativo, pero también lo consideraron más convincente y apto para ser presidente, según un sondeo de Elabe para BFM TV.

Le Pen, que se centró en expresar su empatía con la gente que, según ella, había “sufrido” desde que Macron fue elegido en 2017, fue juzgada ligeramente más en sintonía con las preocupaciones de los votantes, pero sus puntos de vista de extrema derecha todavía se consideraron mucho más preocupantes, mostró la encuesta.

Los sondeos realizados antes del debate mostraban que Macron estaba por delante en intención de voto para la segunda vuelta del domingo, con una estimación del 55-56% de los votos, lo que no era una buena noticia para Le Pen, que quedó en segundo lugar tras Macron en las elecciones presidenciales de 2017.

“¿Ha dado la impresión de estar preparada para gobernar? Es la única pregunta que importa”, dijo el ampliamente leído Le Parisien en un editorial el jueves. “A juzgar por el debate, no ha disipado esa duda”.

Para el conservador Le Figaro, el debate no habría hecho cambiar de opinión a los votantes.

Macron hará campaña el jueves en el suburbio parisino de Seine-Saint-Denis, un objetivo clave para ambos candidatos que votó mayoritariamente por el candidato izquierdista Jean-Luc Mélenchon en la primera vuelta.

Le Pen se dirigirá al norte de Francia, con un mitin nocturno en Arras, una ciudad que votó ligeramente más por Macron en una región que, por lo demás, es un bastión de la extrema derecha.

No está claro si los dos últimos días de campaña cambiarán algún voto.

Sin embargo, la ventaja de Macron en los sondeos de opinión, aunque creciente, es mucho más estrecha que hace cinco años, cuando ganó a Le Pen con el 66,1% de los votos.

“Aunque la ventaja de aproximadamente 10 puntos de Macron en las encuestas está muy por encima de cualquier margen de error concebible, la historia reciente está plagada de resultados electorales inesperados, por lo que sería ingenuo pensar que Le Pen no puede obtener una victoria sorpresa”, dijo Dean Turner, economista jefe para la zona euro y el Reino Unido de la Oficina Principal de Inversiones de UBS Global Wealth Management.

La prima que los inversores exigen para mantener los bonos franceses frente a sus equivalentes alemanes se mantuvo en gran medida estable el jueves tras el debate, lo que sugiere que son optimistas sobre el probable resultado de la votación del domingo.

Sin embargo, con cierto grado de riesgo considerado, una victoria de Macron podría ver un modesto rebote para los activos franceses y el euro, dijo Turner en una nota.

“LA VIDAREAL

Los partidarios de ambos candidatos estaban a la ofensiva el jueves, tratando de ganar la narrativa sobre cómo fue el debate.

“Marine Le Pen está en la vida real, Macron está en el cosmos de McKinsey”, tuiteó el portavoz de la Agrupación Nacional, Julien Odoul, en referencia a la consultora cuyo uso por parte del Gobierno ha sido muy criticado por la oposición.

En el bando de Macron, los ministros machacaban una de las líneas de ataque más fuertes de Macron en el debate: la admiración pasada de Le Pen por el presidente ruso Vladimir Putin y el préstamo que contrató con un banco ruso para su campaña de 2017.

“Cuando se debe dinero, no se puede ser libre”, dijo el ministro del Interior, Gérald Darmanin, a CNews.

En una muestra de la incertidumbre sobre el resultado de las elecciones, sólo 15,5 millones de personas vieron el debate del miércoles, la menor audiencia jamás registrada para un evento de este tipo. Los encuestadores han dicho que la segunda vuelta podría registrar un récord de abstención y de votos en blanco.

Quienquiera que gane el domingo lo habrá hecho tras una campaña amarga y divisiva, lo que podría ser un mal presagio para su capacidad de obtener una mayoría parlamentaria en junio y aplicar las reformas.

Si Macron gana, como pronostican los sondeos, podría enfrentarse a un segundo mandato difícil, con poco o ningún periodo de gracia y con votantes de todas las tendencias que probablemente salgan de nuevo a la calle por su plan de continuar con sus reformas a favor de las empresas.

Si gana Le Pen, se esperarían cambios radicales en las políticas nacionales e internacionales de Francia, y las protestas callejeras podrían comenzar inmediatamente.