This content is not available in your region

Las fuerzas ucranianas resisten en Mariúpol pese a que Putin clame victoria

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
Las fuerzas ucranianas resisten en Mariúpol pese a que Putin clame victoria
Las fuerzas ucranianas resisten en Mariúpol pese a que Putin clame victoria   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022

Por Pavel Polityuk

KIEV, 22 abr -Los combatientes ucranianos se aferraban a su último reducto en Mariúpol el viernes, después de que el presidente ruso Vladimir Putin reivindicara la victoria en la mayor batalla de la guerra de Ucrania hasta la fecha, declarando la ciudad portuaria “liberada” tras semanas de incesantes bombardeos.

Sin embargo, Estados Unidos rebatió el jueves la afirmación de Putin y dijo que cree que las fuerzas ucranianas siguen manteniendo terreno en la ciudad. Putin ordenó a sus tropas que bloquearan una gigantesca planta siderúrgica en la que los ucranianos resisten tras haber rechazado un ultimátum anterior de rendirse o morir.

Ucrania dijo que Putin quiere evitar un enfrentamiento final con sus fuerzas en Mariúpol, ya que carece de tropas para derrotarlas. Pero los oficiales ucranianos también pidieron ayuda para evacuar a la población civil y a los soldados heridos

En una reunión televisada en el Kremlin, Putin felicitó a su ministro de Defensa y a las tropas rusas por el “esfuerzo de combate para liberar Mariúpol” y dijo que no es necesario asaltar la zona industrial que contiene la planta siderúrgica Azovstal.

“No es necesario bajar a estas catacumbas y arrastrarse bajo tierra a través de estas instalaciones industriales (…)- Bloqueen esta zona industrial para que no pueda pasar ni una mosca”, ordenó Putin.

Mariúpol, un importante puerto en la región oriental ucraniana del Dombás, se encuentra entre las zonas en poder de los separatistas rusos y la península de Crimea, de la que Moscú se apoderó en 2014. La captura de la ciudad permitiría a Rusia unir ambas zonas.

Aunque Putin reclama su primer gran trofeo desde que el mes pasado sus fuerzas fueron expulsadas del norte de Ucrania y de la capital, Kiev, no llega a ser la victoria inequívoca que Moscú ha buscado tras meses de combate en una ciudad reducida a escombros.

En un discurso nocturno, el presidente ucraniano Volodímir Zelenski dijo que Rusia está haciendo todo lo posible “para hablar de al menos algunas victorias”, incluida la movilización de nuevos grupos tácticos de batallones.

“Sólo pueden posponer lo inevitable: el momento en que los invasores tendrán que abandonar nuestro territorio, incluso Mariúpol, una ciudad que sigue resistiendo a Rusia independientemente de lo que digan los ocupantes”, dijo Zelenski.

El complejo siderúrgico es una de las mayores instalaciones metalúrgicas de Europa, con una superficie de 11 kilómetros cuadrados y enormes edificios, búnkeres subterráneos y túneles.

Los servicios de inteligencia militar británicos dijeron que un asalto completo a la planta probablemente significaría grandes bajas entre las fuerzas rusas, afirmando que la decisión de Putin de bloquearla dejaría libres tropas para otros lugares en el este de Ucrania.

COYUNTURACRÍTICA

Moscú intensificó sus ataques en el este de Ucrania esta semana y realizó ataques a distancia contra otros objetivos, como Kiev y la ciudad occidental de Leópolis.

En una actualización a primera hora del viernes, el Estado Mayor ucraniano dijo que las fuerzas rusas han incrementado los ataques a lo largo de toda la línea del frente en el este del país y están tratando de montar una ofensiva en la región de Járkov, en el noreste.

Los servicios británicos de inteligencia militar también informaron de intensos combates en el este de Ucrania mientras las fuerzas rusas intentaban avanzar sobre diversos asentamientos, pero dijo que estas están padeciendo por las pérdidas sufridas al principio de la guerra y que están enviando equipos de vuelta a Rusia para su reparación.

Rusia califica su invasión de “operación militar especial” para desmilitarizar y “desnazificar” Ucrania. Kiev y sus aliados occidentales lo rechazan como un falso pretexto para una guerra que ha matado a miles de personas y ha desarraigado a una cuarta parte de la población de Ucrania.

Estados Unidos autorizó el jueves otros 800 millones de dólares en ayuda militar para Ucrania, incluyendo artillería pesada y los recién revelados drones “Ghost” que se destruyen después de atacar sus objetivos. 

“Estamos en una coyuntura crítica en el que van a preparar el escenario para la siguiente fase de esta guerra”, dijo el presidente de Estados Unidos, Joe Biden.

Preguntado por la declaración de victoria de Putin en Mariúpol, el portavoz del Departamento de Estado de Estados Unidos, Ned Price, dijo que se trata de “una desinformación más de su trillado libro de jugadas”.

Mariúpol, donde hace apenas dos meses vivían 400.000 personas, ha sido testigo no sólo de la batalla más intensa de la guerra que comenzó cuando las fuerzas rusas invadieron Ucrania el 24 de febrero, sino también de su peor catástrofe humanitaria.

Ucrania calcula que decenas de miles de civiles han muerto en Mariúpol. Las Naciones Unidas y la Cruz Roja afirman que el número de civiles se eleva a al menos miles.

CIVILESATRAPADOS

Los periodistas que llegaron a Mariúpol durante el asedio encontraron las calles llenas de cadáveres, casi todos los edificios destruidos y residentes tomando refugios en sótanos helados, aventurándose a salir para cocinar restos de comida en cocinas improvisadas o para enterrar los cadáveres en los jardines.

El alcalde de Mariúpol, Vadim Boichenko, declaró el jueves a Reuters que sólo Putin puede decidir el destino de los 100.000 civiles que siguen atrapados en la ciudad.

“Es importante entender que las vidas que todavía están allí, están en manos de una sola persona: Vladimir Putin. Y todas las muertes que se produzcan a partir de ahora también estarán en sus manos”, dijo Boichenko en una entrevista.

La vice primera ministra ucraniana, Irina Vereshchuk, dijo que es necesario sacar de inmediato de la ciudad a 1.000 civiles y 500 soldados heridos, y culpó a las fuerzas rusas de no haber establecido un corredor seguro que, según ella, se había acordado.

Moscú afirma que Rusia ha acogido a 140.000 civiles de Mariúpol en evacuaciones humanitarias. Kiev dice que algunos fueron deportados por la fuerza, en lo que constituiría un crimen de guerra.