This content is not available in your region

Miles de ucranianas denuncian haber sufrido abusos sexuales a manos de los soldados rusos

Access to the comments Comentarios
Por Amaranta Zermeno Jimenez  con EBU
euronews_icons_loading
ARCHIVO - Una mujer herida en un ataque ruso es tratada por los trabajadores de emergencia en Járkov, Ucrania, 16/4/2022
ARCHIVO - Una mujer herida en un ataque ruso es tratada por los trabajadores de emergencia en Járkov, Ucrania, 16/4/2022   -   Derechos de autor  Felipe Dana/Copyright 2022 The Associated Press. All rights reserved.

Tras la retirada de las tropas rusas de las ciudades y suburbios de Kiev, decenas de mujeres y niñas han relatado a la policía y a las organizaciones de derechos humanos las atrocidades que dicen haber sufrido a manos de los soldados rusos.

"Es un tema sensible para la gente. No tengo derecho a decir nada porque puede no ser apropiado", dijo Alyona, médica de Bucha. 

Testimonios han surgido de entre los escombros de Irpin, Bucha, Hostomel y Borodyanka, donde se encuentra la ONG Blue Bird, que ofrece asistencia humanitaria, médica, psicológica y jurídica a las víctimas de abusos y tortura.

"No son casos aislados. Hay incluso un caso en el que la víctima es un bebé recién nacido", relata **Natalia Shaposhnik, psicóloga forense de la ONG. **

No son casos aislados. Hay incluso un caso en el que la víctima es un bebé recién nacido
Natalia Shaposhnik
psicóloga forense de la ONG Blue Bird en Borodyanka

Blue Bird ha recogido en Borodyanka testimonios de **1 500 casos de violación y tortura, presuntamente cometidos por las tropas rusas. **Ahora, desde el inicio de la guerra ha identificado decenas de otros casos.

La identidad de estas mujeres está siendo preservada por las autoridades ucranianas, por miedo a que el estigma pueda causar y también por miedo a que renuncien a contar sus testimonios de violencia.

Estas mujeres se encuentran ahora en un refugio para víctimas de abusos. Su ubicación es un secreto muy bien guardado. Las acompaña una organización no gubernamental que está sobre el terreno desde la invasión del Donbás en 2014. 

"Cuando el abuso sexual se utiliza como método de tortura, como castigo, como forma de terror, intimidación y se utiliza para enviar un mensaje a todo el mundo, y a Ucrania, el abuso puede ser visto como un arma de guerra", explica Shaposhnik.

Las violaciones y las agresiones sexuales se consideran crímenes de guerra y una infracción del derecho internacional humanitario. Y tanto El fiscal general de Ucrania como el Tribunal Penal Internacional han declarado que abrirán investigaciones sobre las denuncias de violencia sexual.