This content is not available in your region

Rusia interrumpe el suministro de gas a Polonia y Bulgaria, apuntando a las economías europeas

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
Poland and Bulgaria face Russian gas cut as Ukraine crisis escalates
Poland and Bulgaria face Russian gas cut as Ukraine crisis escalates   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022

Por Marek Strzelecki, Tsvetelia Tsolova y Pavel Polityuk

VARSOVIA/SOFÍA/KIEV, 27 abr -Rusia interrumpió el miércoles el suministro de gas a Bulgaria y Polonia por rechazar su exigencia de pagar en rublos, apuntando directamente a las economías europeas en su más dura represalia hasta ahora contra las sanciones internacionales por la guerra en Ucrania.

La medida fue denunciada como un “chantaje” por los líderes europeos, que se han unido a Estados Unidos en el aumento de los envíos de armas para ayudar a Ucrania a defenderse de un nuevo asalto ruso en el este.

Ucrania informó el miércoles de que las tropas rusas habían ganado terreno en varios pueblos de la zona, mientras que Rusia informó de varias explosiones en su lado de la frontera, que Kiev calificó de “karma”.

Moscú dice que el corte de gas es para hacer cumplir su demanda de pago en rublos, necesaria para proteger su economía de las sanciones.

Gazprom, el monopolio ruso de exportación de gas, dijo en un comunicado que había “suspendido completamente el suministro de gas a Bulgargaz y PGNiG debido a la ausencia de pagos en rublos”, en referencia a las compañías de gas polacas y búlgaras. Polonia y Bulgaria confirmaron el corte del suministro.

“Dado que se están cumpliendo todas las obligaciones comerciales y legales, está claro que en este momento el gas natural se está utilizando más bien como arma política y económica en la guerra actual”, declaró el ministro búlgaro de Energía, Alexander Nikolov.

El presidente ruso, Vladimir Putin, exigió el mes pasado que los compradores de países “no amigos” paguen el gas en rublos o se les corte el suministro. La Unión Europea dice que esto viola los contratos que exigían el pago en euros.

“El anuncio de Gazprom de interrumpir unilateralmente el suministro de gas a los clientes europeos es otro intento de Rusia de utilizar el gas como instrumento de chantaje”, declaró la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen.

“Esto es injustificado e inaceptable”.

Polonia y Bulgaria son antiguos satélites soviéticos de Moscú que se han incorporado a la UE y a la OTAN. Polonia ha sido uno de los opositores más acérrimos del Kremlin durante la guerra. Bulgaria mantiene desde hace tiempo relaciones más cálidas con Rusia, pero el primer ministro Kirill Petkov, un luchador contra la corrupción que asumió el cargo el año pasado, denunció enérgicamente la invasión de Ucrania.

Petkov tenía previsto viajar el miércoles a Kiev, siendo el último dirigente europeo en reunirse con el presidente Volodímir Zelenski.

Polonia recibe el gas ruso a través del gasoducto Yamal-Europa, procedente de los enormes yacimientos rusos en el extremo norte del Ártico, que continúa hacia el oeste para abastecer a Alemania y otros países europeos. Bulgaria se abastece a través de tuberías sobre Turquía.

Otros países europeos, incluida Alemania, el mayor comprador de gas ruso, no informaron de cortes.

Los suministros de Gazprom cubren aproximadamente el 50% del consumo de Polonia y cerca del 90% del de Bulgaria. Polonia declaró que no necesitaba recurrir a sus reservas y que su almacén de gas estaba lleno en un 76%. Bulgaria ha dicho que está en conversaciones para intentar importar gas natural licuado a través de Turquía y Grecia.

VACÍOLEGAL

Hasta ahora, las exportaciones de energía de Rusia habían continuado en gran medida sin obstáculos desde el comienzo de la guerra, un vacío legal en las sanciones que, de otro modo, han cortado a Moscú de gran parte de su comercio con Occidente.

Kiev lleva tiempo pidiendo a Europa que deje de financiar el esfuerzo bélico de Moscú cortando las importaciones que aportan a Rusia cientos de millones de dólares al día.

Alemania dijo esta semana que espera dejar de importar petróleo ruso en pocos días. Pero despojar a Europa del gas natural ruso, barato y abundante, que calienta sus casas, alimenta sus fábricas e impulsa sus centrales eléctricas, sería una perspectiva mucho más perturbadora.

Andriy Yermak, jefe de gabinete del presidente ucraniano Volodímir Zelenski, dijo que Rusia estaba “comenzando el chantaje del gas a Europa”.

RUSIAGANATERRENO EN EL ESTE

Desde que la fuerza de invasión rusa fue rechazada en las afueras de Kiev el mes pasado, Moscú ha vuelto a centrar su operación en el este de Ucrania, iniciando una nueva ofensiva desde varias direcciones para capturar completamente dos provincias conocidas como el Dombás.

El Estado Mayor ucraniano reconoció que Rusia había logrado avances en el este, capturando la ciudad de Zavody y algunas afueras de la ciudad de Velyka Komyshuvakha en un frente, y los asentamientos de Zarichne y Novoshtokivske en la región de Donetsk.

A primera hora del miércoles se escucharon explosiones en tres provincias rusas fronterizas con Ucrania, según las autoridades, y se incendió un depósito de municiones en la provincia de Belgorod. El gobernador regional dijo que el incendio cerca del pueblo de Staraya Nelidovka había sido apagado. 

Rusia acusó este mes a Ucrania de atacar con helicópteros un depósito de combustible en Belgorod y de abrir fuego contra varios pueblos de la provincia. Esta semana también se produjo un incendio en un depósito de combustible en la cercana Bryansk.

Kiev no ha confirmado la responsabilidad de estos incidentes, pero los ha calificado de venganza. El asesor presidencial ucraniano Mijaílo Podolyak escribió en las redes sociales que podría haber muchas explicaciones para las explosiones, pero: “El karma es algo amargo”.

Un ayudante del alcalde de la ciudad portuaria de Mariúpol dijo que las fuerzas rusas habían reanudado sus ataques contra la planta siderúrgica de Azovstal, donde se refugian combatientes y algunos civiles. El miércoles no se había llegado a ningún acuerdo para intentar evacuar a los civiles de Mariúpol.

En los últimos días ha aumentado la preocupación por la posibilidad de que el conflicto se extienda a la vecina Moldavia, donde los separatistas prorrusos han informado de ataques esta semana en una región ocupada desde los años 90 por las tropas rusas.

Los separatistas informaron de que habían disparado a través de la frontera con Ucrania cerca de un depósito de armas el miércoles. El Gobierno prooccidental de Moldavia ha culpado a las fuerzas de la región separatista de los ataques destinados a provocar el conflicto.

La invasión de Ucrania ha dejado miles de muertos o heridos, ha reducido pueblos y ciudades a escombros y ha obligado a más de 5 millones de personas a huir al extranjero. Moscú lo denomina una “operación especial” para desarmar a Ucrania y derrotar a los fascistas.