This content is not available in your region

Reino Unido retrasa los controles de importación post-Brexit hasta finales de 2023

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
Britain scraps plans for post-Brexit import controls
Britain scraps plans for post-Brexit import controls   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022

LONDRES, 28 abr – Reino Unido ha retrasado la imposición de controles de importación post-Brexit a los productos procedentes de la Unión Europea hasta finales del próximo año, alegando que los minoristas se enfrentan a demasiadas otras presiones de costes y que no quiere arriesgarse a añadir más combustible a la inflación.

Reino Unido abandonó el mercado único de la UE en enero del año pasado y desde entonces ha retrasado en varias ocasiones la aplicación de sus controles fronterizos completos tras el Brexit.

El Gobierno dijo el jueves que la invasión rusa de Ucrania y el reciente aumento de los costes globales de la energía estaban teniendo un efecto significativo en las cadenas de suministro que todavía se estaban recuperando de la pandemia del coronavirus.

“Es vital que tengamos el régimen de control de las importaciones adecuado, por lo que ahora trabajaremos con la industria para revisar estos controles restantes con el fin de que se adapten mejor a los propios intereses del Reino Unido”, dijo Jacob Rees-Mogg, ministro británico para las oportunidades del Brexit.

El Gobierno dijo que revisaría la mejor manera de aplicar los controles restantes, teniendo en cuenta una mejor evaluación del riesgo y utilizando datos y tecnología para facilitar el proceso.

El nuevo plan se publicará a finales de este año y el nuevo régimen de controles entrará en vigor a finales de 2023.

Entre los controles que dejarán de aplicarse a las mercancías de la UE a partir de julio figuran los controles sanitarios y fitosanitarios en la frontera y los requisitos de declaraciones de seguridad y protección en las importaciones, así como las restricciones a las importaciones de carne refrigerada.

Los cambios ahorrarán a los importadores británicos al menos 1.000 millones de libras (1.250 millones de dólares) al año en costes anuales, según el Gobierno.

Los controles introducidos en enero de 2021 sobre las importaciones de mayor riesgo de animales, productos animales, plantas y productos vegetales seguirán aplicándose, dijo.

La UE introdujo sus normas para las importaciones de productos británicos inmediatamente a principios del año pasado.

(1 dólar = 0,8002 libras)