This content is not available in your region

Putin advierte a Occidente de represalias fulminantes mientras las sanciones castigan a Rusia

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
Putin advierte a Occidente de represalias fulminantes mientras las sanciones castigan a Rusia
Putin advierte a Occidente de represalias fulminantes mientras las sanciones castigan a Rusia   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022

Por Marek Strzelecki, Tsvetelia Tsolova y Pavel Polityuk

VARSOVIA/SOFIA/KIEV, 28 abr – El presidente ruso, Vladimir Putin, advirtió de que tomará represalias fulminantes si otros países interfieren en Ucrania, mientras los líderes europeos acusaban a Rusia de “chantaje” por sus cortes en el suministro de gas.

Rusia ha pedido a Estados Unidos que deje de enviar armas a Ucrania, alegando que los grandes envíos occidentales de armamento estaban exacerbando el conflicto.

En un discurso ante los parlamentarios en San Petersburgo el miércoles, Putin dijo que Occidente quería cortar a Rusia en diferentes pedazos y lo acusó de empujar a Ucrania al conflicto con Rusia.

“Si alguien pretende intervenir en los acontecimientos en curso desde el exterior y crear amenazas estratégicas para Rusia que son inaceptables para nosotros, debe saber que nuestros ataques de represalia serán fulminantes como un rayo”, dijo Putin, según un vídeo de su discurso facilitado por los medios de comunicación rusos.

“Tenemos todas las herramientas para esto, cosas que nadie más puede presumir de tener ahora. Y no se trata de presumir, las utilizaremos si es necesario. Y quiero que todo el mundo lo sepa”.

La invasión rusa de Ucrania comenzó el 24 de febrero y ha reducido pueblos y ciudades a escombros y ha obligado a más de 5 millones de personas a huir al extranjero. Los países occidentales han respondido con sanciones y armas para que Ucrania luche en una guerra que ha hecho temer un conflicto más amplio en Occidente, impensable durante décadas.

Rusia califica su intervención de “operación especial” para desarmar a Ucrania y protegerla de los fascistas. Ucrania y Occidente dicen que se trata de un falso pretexto para una guerra de agresión no provocada por el presidente Vladimir Putin.

Mientras Rusia presiona su asalto militar en el este y el sur de Ucrania, su batalla económica con Occidente amenaza el suministro de gas a Europa y está golpeando la economía rusa, que se enfrenta a la peor crisis desde la caída de la Unión Soviética en 1991.

Ucrania dijo que Europa debería dejar de depender de Rusia para el comercio, después de que interrumpiera el suministro de gas a Bulgaria y Polonia por no pagar en rublos.

“Cuanto antes reconozca todo el mundo en Europa que no puede depender de Rusia para el comercio, antes se podrá garantizar la estabilidad en los mercados europeos”, dijo el presidente ucraniano Volodímir Zelenski a última hora del miércoles.

Alemania, el mayor comprador de energía rusa, espera dejar de importar petróleo ruso en los próximos días, pero advirtió que un embargo o bloqueo energético ruso llevaría a la mayor economía de Europa a la recesión.

Gazprom, el monopolio ruso de exportación de gas, suspendió el miércoles el suministro de gas a Bulgaria y Polonia por no pagar en rublos, como estipula un decreto de Putin que pretende suavizar el impacto de las sanciones.

Mientras el presidente de la Comisión Europea afirmaba que la suspensión de Gazprom era “otro intento de Rusia de utilizar el gas como instrumento de chantaje”, los embajadores de los Estados miembros de la UE pedían una orientación más clara sobre si el envío de euros infringía las sanciones.

Francia acogerá una reunión de ministros de Energía de la UE el 2 de mayo.

El portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, dijo que Rusia seguía siendo un proveedor fiable de energía y negó que estuviera haciendo chantaje.

No quiso decir cuántos países habían aceptado pagar el gas en rublos, pero otros clientes europeos dijeron que el suministro de gas fluía con normalidad.

Las sanciones están pasando factura a Rusia, y su Ministerio de Economía indica en un documento que la economía podría reducirse hasta un 12,4% este año.

CRÍMENES DE GUERRA

Los parlamentarios canadienses votaron unánimemente el miércoles para calificar los ataques de Rusia en Ucrania como un “genocidio”, con miembros del parlamento diciendo que había “amplias pruebas de crímenes de guerra sistemáticos y masivos contra la humanidad” cometidos por Rusia.

El parlamento canadiense afirmó en una moción que los crímenes de guerra cometidos por Rusia incluían atrocidades masivas, el asesinato intencionado de civiles, la profanación de cadáveres, el traslado forzoso de niños, la tortura, los daños físicos y mentales y las violaciones.

Rusia niega haber atacado a los civiles.

Desde que la fuerza de invasión rusa fue rechazada en las afueras de Kiev el mes pasado, Moscú ha vuelto a centrar su operación en el este de Ucrania, iniciando una nueva ofensiva para capturar completamente dos provincias conocidas como el Dombás.

Ucrania dijo que el ejército ruso había utilizado gases lacrimógenos y granadas de aturdimiento para dispersar una manifestación pro-Ucrania en Jersón, la primera gran ciudad que ha tomado. Una serie de potentes explosiones causadas por misiles golpearon Jersón a última hora del miércoles, informó la agencia de noticias Ria.

Antes se escucharon explosiones en tres provincias rusas fronterizas con Ucrania, según las autoridades, y se incendió un depósito de municiones en la provincia de Belgorod.

Kiev no ha confirmado la responsabilidad de estos y otros incidentes, pero los ha descrito como una venganza. “El karma es algo cruel”, escribió en las redes sociales el asesor presidencial Mijailo Podolyak.

Un asesor del alcalde de la devastada ciudad portuaria de Mariúpol dijo que las fuerzas rusas habían reanudado sus ataques contra la planta siderúrgica de Azovstal, donde los combatientes y algunos civiles permanecen atrincherados.

También ha aumentado la preocupación por la posibilidad de que el conflicto se extienda a la vecina Moldavia, donde los separatistas prorrusos han culpado a Ucrania de los ataques registrados esta semana en su región, ocupada desde la década de 1990 por el ejército ruso.