This content is not available in your region

Los palestinos se enfrentan a la policía israelí en un lugar sagrado de Jerusalén

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
Los palestinos se enfrentan a la policía israelí en un lugar sagrado de Jerusalén
Los palestinos se enfrentan a la policía israelí en un lugar sagrado de Jerusalén   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022

(Corrige denominación de Ciudad Vieja en cuarto párrafo)

JERUSALÉN, 29 abr -La policía israelí disparó balas de goma y granadas de aturdimiento contra jóvenes palestinos que lanzaban piedras en la mezquita de Al-Aqsa de Jerusalén el viernes, lo que supone el último brote de violencia en un lugar venerado por musulmanes y judíos.

Al menos 42 palestinos resultaron heridos en los enfrentamientos ocurridos a primera hora de la mañana en el tercer lugar más sagrado del Islam, según informó la sociedad Media Luna Roja Palestina.

La policía israelí dijo que intervino cuando cientos de personas comenzaron a lanzar piedras y fuegos artificiales, también en dirección al Muro Occidental, donde se reúnen los fieles judíos.

Hubo enfrentamientos casi diarios en la mezquita este mes, cuando el Ramadán coincidió con la celebración judía de la Pascua, que atrajo a cientos de miles de musulmanes y judíos a este lugar, sometido a una férrea vigilancia policial, en la Ciudad Vieja.

Sin embargo, la violencia había disminuido esta semana tras el fin de la Pascua y después de que Israel suspendiera las visitas judías a la enorme explanada que alberga la dorada Cúpula de la Roca, del siglo VII, y la mezquita de Al-Aqsa, del siglo VIII.

El recinto es el lugar más sagrado del judaísmo y el vestigio de dos antiguos templos judíos.

El Ramadán finaliza la próxima semana y el último viernes del mes de ayuno suele reunir a una multitud especialmente numerosa en Al-Aqsa.

Las autoridades israelíes han culpado de las tensiones de este mes a los grupos islamistas, incluido Hamás, que gobierna el enclave palestino de Gaza, diciendo que han animado a los jóvenes a organizar disturbios con el fin de provocar la ira del mundo musulmán contra Israel.

Los palestinos acusaron a Israel de no hacer lo suficiente para hacer cumplir una tradicional prohibición de la oración judía en la explanada. Israel rechaza esta acusación.