This content is not available in your region

Primer puente ferroviario entre Rusia y China en un giro de Moscú hacia el este

Access to the comments Comentarios
Por euronews  con EBU/AFP
euronews_icons_loading
El primer puente ferroviario entre Rusia y China
El primer puente ferroviario entre Rusia y China   -   Derechos de autor  extracto montaje EBU/RTR

Rusia y China estrechan lazos inaugurando el primer puente ferroviario entre los dos países.

La ceremonia ha tenido lugar tras finalizarse la constución de la parte rusa sobre el río Amur en la región extremo oriental autónoma judía. Este tramo conecta la localidad rusa de Nizhneléninskoye con la ciudad china de Tongjiang. El viceprimer ministro ruso Yury Trutnev, participó en la inauguración.

No se trata de un hecho aislado, sino que forma parte de una gran obra que está llevando a cabo el Gobierno ruso para desarrollar vías de transporte hacia el este. Hoy en día, Rusia está girando hacia el este
Yury Trutnev, viceprimer ministro de Rusia

"El desarrollo de los lazos económicos con China y con otros países de la región Asia-Pacífico, nos permite crear las bases de la estabilidad y la paz en la región", añadió Trutnev durante el evento.

La construcción comenzó en 2014 cuando los lazos cada vez más deteriorados de Moscú con Occidente cambiaron su mirada hacia el este. Con este proyecto, la red ferroviaria del noreste de China se puede conectar al Ferrocarril Transiberiano.

China está terminando la construcción de las instalaciones de desinfección, y ésta es la última etapa antes de la puesta en marcha del tráfico transfronterizo por el puente que se prevé operativo dentro de un mes.

Este giro "hacia el este" de Moscú supone una nueva oportunidad para Rusia, en un intento de compensar parcialmente el posible rechazo de los países occidentales al gas ruso tras las sanciones impuestas por la invasión de Ucrania.

En este marco se inscribe el gasoducto en construcción "La Fuerza de Siberia 2 " a través del territorio de Mongolia.

Actualmente el gasoducto "La Fuerza de Siberia 1" en funcionamiento desde 2019 y que va de Yakutia a China no permite bombear más de 10.000 millones de metros cúbicos de combustible al año, mientras que el nuevo conducto podrá transportar cinco veces más.