This content is not available in your region

Guerra en Ucrania | Ataque con misiles en Odesa durante la visita de Charles Michel

Access to the comments Comentarios
Por Carmen Menéndez
euronews_icons_loading
Charles Michel en Odesa
Charles Michel en Odesa   -   Derechos de autor  AFP

Coincidiendo con el Día de Europa, el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, ha viajado Odesa, el gran puerto ucraniano sobre el Mar Negro, desde donde ha enviado un mensaje de ánimo y apoyo al pueblo ucraniano.

En un momento de la visita, Michel tuvo que buscar refugio debido a un bombardeo ruso con misiles contra la ciudad.

"El Kremlin quiere ejecutar vuestro espíritu de libertad y democracia, pero estoy totalmente convencido de que nunca tendrán éxito. Queridos amigos ucranianos, he venido a Odesa en el Día de Europa con un mensaje simple: no estáis solos. Estamos con vosotros", dijo Michel. 

Rusia alcanza la segunda mayor refinería de Ucrania, en Lugansk

Sobre el terreno, este lunes han tenido lugar duros enfrentamientos alrededor de Rubjiné y Bilogorivka en Lugansk. En esta misma provincia oriental, el ejército ruso ha alcanzado la segunda mayor refinería de Ucrania donde, según fuentes ucranianas, se ha desatado un incendio.

Pese al tradicional informe de éxitos militares del portavoz del ministerio de Defensa ruso, lo cierto es que las fuerzas rusas solo controlan totalmente una ciudad importante de Ucrania, Jersón, en el sur, y han tenido que revisar sus objetivos a la baja, endureciendo la ofensiva sobre el este y el sur del país. También se están topando con una contraofensiva ucraniana en torno a Járkov, la segunda urbe de Ucrania.

"En Azovstal, las condiciones de vida eran terribles", cuenta un civil evacuado

Los últimos civiles evacuados el pasado fin de semana de la acería de Azovstal, en Mariúpol, han sido refugiados en tiendas de campaña. Cuentan que las condiciones en la planta se habían vuelto "terribles".

La ciudad de Mariúpol, devastada por los bombardeos, está prácticamente bajo control ruso, pero aún se mantiene el reducto de resistencia en Azovstal, una enorme fábrica que cuenta con una red de túneles y al menos diez búnkeres subterráneos.