This content is not available in your region

Presidente surcoreano sugiere un "audaz" plan económico si Pionyang abandona las armas nucleares

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
Presidente surcoreano sugiere un "audaz" plan económico si Pionyang abandona las armas nucleares
Presidente surcoreano sugiere un "audaz" plan económico si Pionyang abandona las armas nucleares   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022

Por Hyonhee Shin

SEÚL – El nuevo presidente de Corea del Sur, Yoon Suk-yeol, dijo el martes que los programas de armamento de Corea del Norte suponen una amenaza, pero que está dispuesto a ofrecer un plan económico “audaz” si el Norte se compromete a desnuclearizarse.

Yoon hizo estas declaraciones en su discurso de investidura, tras jurar su cargo en una ceremonia en Seúl. Ganó unas reñidas elecciones en marzo como abanderado de la principal formación conservadora, Partido del Poder Popular, menos de un año después de entrar en política tras 26 años de carrera como fiscal.

Yoon, de 61 años, se enfrentará a dos grandes problemas al tomar posesión de su cargo: una Corea del Norte beligerante que prueba nuevas armas y una inflación que amenaza con socavar la recuperación económica tras dos años de pesimismo por el COVID-19.

Ha señalado una línea más dura respecto a Corea del Norte, advirtiendo de un ataque preventivo si hay señales de una agresión inminente y prometiendo reforzar la capacidad de disuasión del Sur. Pero su discurso se centró más en su voluntad de reabrir las estancadas conversaciones de desnuclearización con Pionyang.

“Aunque los programas de armas nucleares de Corea del Norte son una amenaza no sólo para nuestra seguridad y la del noreste de Asia, la puerta del diálogo seguirá abierta para que podamos resolver pacíficamente esta amenaza”, dijo Yoon

“Si Corea del Norte se embarca realmente en un proceso para completar la desnuclearización, estamos dispuestos a trabajar con la comunidad internacional para presentar un plan audaz que fortalezca enormemente la economía norcoreana y mejore la calidad de vida de su pueblo”, añadió.

Yoon no dio detalles sobre su plan económico o de reanudación de la actividad en el Norte. Pero su asesor de seguridad nacional, Kim Sung-han, dijo a Reuters en febrero que su equipo diseñaría una hoja de ruta en los primeros días en la que Pionyang podría obtener rápidamente un levantamiento de sanciones o ayuda económica a cambio de medidas de desnuclearización.

Yoon podría enfrentarse a una crisis de seguridad si Corea del Norte lleva a cabo su primera prueba nuclear en cinco años, como advirtieron responsables estadounidenses y surcoreanos, después de que en marzo rompiera una moratoria de 2017 sobre las pruebas de misiles de largo alcance.

PREOCUPANTEVELOCIDADDELANTIINTELECTUALISMO

Yoon ganó las elecciones con una plataforma de lucha contra la corrupción y por la creación de unas condiciones económicas más equitativas, en un contexto de creciente frustración pública por la desigualdad y los precios de la vivienda, así como de conflictos latentes de género y brecha generacional.

La inflación en Corea del Sur alcanzó el mes pasado su nivel más alto en 13 años y la invasión de Rusia en Ucrania disparó los precios de las materias primas, lo que podría frenar las perspectivas de crecimiento.

Yoon no mencionó la inflación, pero citó el bajo crecimiento, el aumento del desempleo y las diferencias salariales como principales retos económicos y prometió abordarlos centrándose en el desarrollo de la ciencia, la tecnología y la innovación.

Unas 40.000 personas asistieron a la ceremonia en el jardín delantero del Parlamento, entre las que se encontraban unos 300 invitados extranjeros, como el vicepresidente chino, Wang Qishan, el ministro de Asuntos Exteriores japonés, Yoshimasa Hayashi, y Douglas Emhoff, el marido de la vicepresidenta estadounidense Kamala Harris.

Yoon se reunió por separado con Hayashi y le agradeció el envío de una carta del primer ministro, Fumio Kishida, diciendo que esperaba reunirse con él pronto y trabajar juntos para mejorar las relaciones.

Yoon prometió un mayor apoyo a la alianza con Estados Unidos a Emhoff, quien también entregó una carta del presidente, Joe Biden, y dijo que éste esperaba su primera cumbre, prevista para este mes, y que esperaba una cooperación más estrecha.

Tras la toma de posesión, Yoon se trasladó a un nuevo despacho en un antiguo edificio del Ministerio de Defensa, celebró su primera reunión con sus ayudantes y nombró a siete candidatos del gabinete que habían superado las audiencias de confirmación, entre ellos los ministros de Finanzas y Defensa.

Ha trasladado el despacho y la residencia presidencial desde la tradicional Casa Azul, en virtud de un plan de 40 millones de dólares, aunque su predecesor Moon Jae-in lo criticó por considerarlo precipitado y un riesgo para la seguridad nacional.

En la Casa Azul se celebró un acto aparte, en el que 74 ciudadanos seleccionados por sorteo entraron en el largo complejo cerrado, que se abrió al público por primera vez en 74 años.

Yoon había calificado la oficina de “símbolo del poder absoluto” y dijo que se utilizaría como parque público y espacio cultural.