This content is not available in your region

La ministra alemana exige justicia para las víctimas de Bucha en su visita a Ucrania

Access to the comments Comentarios
Por Reuters

BUCHA, Ucrania -La ministra alemana de Asuntos Exteriores, Annalena Baerbock, llegó el martes a Ucrania, siendo la responsable de mayor rango del Gobierno alemán que visita el país desde que comenzó la invasión rusa el 24 de febrero.

Su primera parada fue en la ciudad de Bucha, cerca de Kiev, donde las tropas rusas están acusadas de haber cometido atrocidades.

Moscú, que ha negado repetidamente haber atacado a civiles en la guerra de Ucrania, ha calificado las acusaciones de que sus fuerzas ejecutaron a civiles en Bucha mientras ocupaban la ciudad como una “monstruosa falsificación” destinada a denigrar al ejército ruso.

La visita de Baerbock se produjo en un momento en que Kiev y Berlín trataban de recomponer sus relaciones tras las disputas por cuestiones como la reticencia de Berlín a suministrar armas pesadas a Ucrania y su anterior apoyo al diálogo con el presidente ruso Vladimir Putin.

Al recorrer la ciudad con el fiscal general de Ucrania, Baerbock dijo que los responsables de los asesinatos en Bucha deben enfrentarse a la justicia.

“Eso es lo que les debemos a las víctimas”, dijo. “Y estas víctimas, se puede sentir aquí especialmente, estas víctimas podríamos haber sido nosotros”.

Alemania se ha convertido en uno de los mayores suministradores de armas a Ucrania y ha apoyado las duras sanciones impuestas a Rusia, incluida una propuesta de embargo sobre la compra de petróleo ruso.

Pero los lazos han sido espinosos. El canciller alemán, Olaf Scholz, se ha mostrado reacio a visitar Ucrania desde que Kiev no quiso recibir al presidente alemán, Frank-Walter Steinmeier.

Steinmeier, aliado socialdemócrata de Scholz, es impopular en Kiev porque se le asocia con la anterior política alemana de estrechar lazos en materia comercial y otras áreas con la Rusia de Putin.

Andriy Melnyk, embajador ucraniano en Berlín, calificó las razones de Scholz como las de un niño petulante.

Scholz está planeando un viaje después de que él y Steinmeier fueran invitados por el presidente ucraniano Volodímir Zelenski.

El ministro de Asuntos Exteriores neerlandés, Wopke Hoekstra, también viajó a Kiev con Baerbock el martes, según informó el Ministerio de Asuntos Exteriores de Países Bajos.