This content is not available in your region

Londres rechaza las propuestas de la UE para resolver la situación de Irlanda del Norte

Access to the comments Comentarios
Por Reuters

Por Kate Holton y Elizabeth Piper

LONDRES -Reino Unido rechazó el miércoles las propuestas de la Unión Europea para resolver el estancamiento de las normas comerciales de Irlanda del Norte tras el Brexit, afirmando que no se abstendrá de tomar medidas directas en una medida que, según Irlanda, desencadenaría acciones legales por parte de Bruselas.

Alcanzar un acuerdo que preserve la paz en Irlanda del Norte y proteja el mercado único de la UE sin imponer una frontera terrestre dura entre la provincia británica e Irlanda, Estado miembro de la UE, o una frontera dentro del Reino Unido, fue siempre el mayor reto para Londres al embarcarse en su salida del bloque.

El Gobierno del primer ministro, Boris Johnson, aceptó un protocolo que creaba una frontera aduanera en el mar entre Irlanda del Norte y el resto del Reino Unido, pero ahora dice que la burocracia necesaria es intolerable.

El Gobierno conservador lleva meses amenazando con romper el protocolo, lo que aumenta el riesgo de una guerra comercial con Europa en un momento de inflación creciente y provoca la preocupación en toda Europa y en Washington.

En octubre, Bruselas se ofreció a suavizar los controles aduaneros, pero la ministra de Asuntos Exteriores británica, Liz Truss, dijo que esto no abordaba el problema principal, “y en algunos casos nos haría retroceder”.

“Los precios han subido, el comercio se está viendo gravemente perturbado y los habitantes de Irlanda del Norte están sometidos a leyes e impuestos diferentes a los del mar de Irlanda, lo que les ha dejado sin un (poder) ejecutivo y supone una amenaza para la paz y la estabilidad”, dijo en un comunicado.

Truss dijo que el Gobierno deseaba una solución negociada, pero añadió que “no rehuirá tomar medidas para estabilizar la situación en Irlanda del Norte si no se encuentran soluciones”.

El miércoles, el ministro irlandés de Asuntos Exteriores, Simon Coveney, dijo que la UE emprendería acciones legales y posiblemente impondría contramedidas si Londres tomaba acciones unilaterales. Añadió que la noticia había “caído muy mal” en toda la UE.

“Espero que los responsables de la toma de decisiones en Westminster reflexionen sobre ello”, dijo. “Una acción unilateral empeorará todo esto”.

Johnson volvió a decir que el acuerdo más importante fue un pacto en 1998 que puso fin en gran medida a décadas de violencia sectaria entre nacionalistas y unionistas irlandeses, uno que está siendo socavado, según Londres, por el protocolo.

“Eso significa que las cosas tienen que contar con el apoyo de todas las comunidades. Es evidente que, como el protocolo de Irlanda del Norte no lo hace, tenemos que solucionarlo”, dijo durante una visita a Suecia el miércoles.