This content is not available in your region

Los agricultores ucranianos se quedan sin combustible ante una crisis alimentaria mundial

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
Los agricultores ucranianos se quedan sin combustible ante una crisis alimentaria mundial
Los agricultores ucranianos se quedan sin combustible ante una crisis alimentaria mundial   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022

Por Gus Trompiz y Bozorgmehr Sharafedin

PARÍS/LONDRES – Después de superar la temporada de siembra de primavera, a veces con la ayuda de chalecos antibalas y cascos, los agricultores ucranianos se enfrentan a otro reto: encontrar suficiente gasóleo para la próxima cosecha.

La guerra con Rusia ha cortado el suministro de combustible justo cuando los agricultores comenzaban a trabajar para la temporada de primavera y han perdido cerca del 85% de sus suministros normales desde que comenzó el conflicto el 24 de febrero, según afirman los agricultores, los distribuidores de combustible y los analistas.

Se espera que la superficie total sembrada de cereales esta primavera sea hasta un 30% menor que la del año pasado a causa de los combates, y los rendimientos podrían disminuir también si los agricultores no reciben combustible para poder aplicar productos químicos y cosechar los cultivos en el momento adecuado.

Ucrania fue el cuarto exportador de grano del mundo la pasada temporada, enviando productos básicos como trigo y maíz a África y Oriente Medio, además de suministrar la mitad del grano adquirido por el Programa Mundial de Alimentos de la ONU para ayuda de emergencia.

Con los puertos ucranianos del mar Negro bloqueados, la salida de las cosechas se está convirtiendo rápidamente en un problema mundial, y el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, está intentando negociar un acuerdo para reanudar los envíos de grano y tranquilizar a los mercados mundiales de alimentos.

Hasta finales de junio de 2021, Ucrania exportó 45 millones de toneladas de grano. Se esperaba que la cifra aumentara a 65 millones tras una cosecha récord a finales del año pasado, pero la guerra ha dejado unos 21 millones de toneladas estancadas en los silos del territorio que controla cuando la temporada 2021/22 llega a su fin el mes que viene.

Aunque la seguridad ha sido el problema más acuciante para los agricultores hasta ahora, con franjas de tierra cortadas por los avances rusos o dañadas por los bombardeos, la escasez de combustible está empezando a afectar a medida que se acerca la próxima cosecha.

“El combustible es el mayor problema en este momento, más que cualquier otra cosa”, dijo Kees Huizinga, un ciudadano neerlandés que dirige una granja lechera y de cultivos de 15.000 hectáreas en el centro de Ucrania.

GRAVEESCASEZ

Los agricultores ucranianos utilizan la mayor parte de los 1,5 millones de toneladas de gasóleo que consumen al año, es decir, más del 10% de la demanda anual de combustible de Ucrania, en la temporada de primavera, dijo Taras Panasiuk, director comercial del operador de gasolineras WOG.

Ucrania suele depender de Rusia, Bielorrusia y de las importaciones de otros países que llegan por mar para la mayor parte de su combustible. El año pasado, por ejemplo, más del 60% de su gasóleo procedía de Rusia y Bielorrusia, según estima la consultora ucraniana de productos petrolíferos A-95.

Ahora, Ucrania se ha visto obligada a embarcarse en costosas y complejas formas de traer combustible por tierra desde vecinos como Polonia y Rumanía, aunque la falta de capacidad y la burocracia han frenado estos esfuerzos, según la Asociación Ucraniana de Petróleo y Gas.

La tarea se ha vuelto más difícil porque los países cercanos se enfrentan a su propia escasez de gasóleo, mientras que los ataques rusos a la refinería de petróleo de Kremenchuk y los depósitos de combustible han reducido aún más los suministros dentro de Ucrania.

La escasez de conductores de camiones cisterna también está dificultando el suministro de combustible, ya que muchos se han alistado para luchar, según los analistas.

Roman Gorobets, director de FE Astra, que cultiva unas 2.000 hectáreas en la región central de Poltava, dijo que los tiempos de espera para las entregas de gasóleo a las granjas eran ahora de dos a cuatro semanas.

“Las cosas han empeorado. Nos enfrentamos a una grave escasez de combustible en todo el país”, dijo.

El Gobierno ucraniano ha anunciado contratos para importar 300.000 toneladas de gasóleo y 120.000 toneladas de gasolina para cubrir el mes de mayo, y el vicejefe de gabinete de la presidencia de Ucrania, Kirilo Timoshenko, dijo el viernes que 1.500 toneladas de combustible habían llegado a un punto de aduana en Leópolis en las últimas 24 horas.

Al igual que con otros materiales clave, como las semillas y los fertilizantes, los agricultores han cubierto en gran medida sus necesidades de combustible hasta ahora utilizando las reservas y recurriendo a cadenas de suministro alternativas, dicen profesionales del sector.

CAMBIO DE CULTIVOS

Las explotaciones también han ajustado sus planes de cultivo. En particular, se han alejado del maíz, ya que su cultivo es intensivo y puede producir cosechas abundantes que podrían saturar los ya rebosantes silos de grano de Ucrania.

En su lugar, están optando por la cebada, la soja y las semillas de girasol, porque son cultivos más baratos y generan volúmenes más pequeños una vez cosechados.

Teniendo en cuenta las existencias de la cosecha del año pasado y las actuales exportaciones mensuales de entre 1 y 1,5 millones de toneladas por vía terrestre, en julio, cuando se empiece a recoger la cosecha de invierno, sólo quedará disponible el 65% de la capacidad normal de almacenamiento de grano.

Algunos productores, como Gorobets, cuya empresa terminó la siembra de primavera a mediados de mayo, afirman que no poder vender la próxima cosecha es la mayor amenaza a la que se enfrentan la agricultura ucraniana y el mercado mundial de alimentos.

La falta de gasóleo para los tractores podría seguir dificultando el resto de la temporada de cultivo si el conflicto continúa.

“Si puedes conseguir semillas, fertilizantes, cualquier producto químico que necesites, es algo puntual. El combustible es más estable, lo necesitas constantemente”, dijo Matt Ammermann, un gestor de riesgos de productos básicos en StoneX, que cubre Europa del Este.

Huizinga dice que su granja de productos lácteos y agrícolas en el centro de Ucrania tiene suficiente combustible para completar la siembra, pero no para cubrir la cosecha que comenzará dentro de un par de meses.

Al igual que otros factores relacionados con la guerra, el impacto potencial de la escasez de combustible en la producción de cultivos es difícil de predecir y el Gobierno ucraniano no ha dado previsiones sobre los volúmenes de la cosecha.

En el caso del trigo, sembrado en su mayor parte antes de la guerra como cultivo de invierno, algunos analistas prevén provisionalmente que la pérdida de tierras a causa del conflicto y la escasez de suministros, desde fertilizantes hasta combustible, reduzcan la producción en un 35-40% respecto a la cosecha récord de 32 millones de toneladas de 2021.

Incluso con un descenso de esa magnitud, aún quedarían unos 20 millones de toneladas por trillar y transportar a partir de julio.

Con un calendario tan importante para la agricultura, el combustible para las máquinas puede ser un factor decisivo, dijo Mike Lee, director de Green Square Agro Consulting, que se especializa en el análisis de los cultivos en la región del mar Negro.

“Si no tienes gasóleo, no puedes conducir un tractor, por mucho fertilizante y semillas que tengas”.