This content is not available in your region

'Los Caprichos' de Goya llegan al Museo de Bellas Artes de Valencia gracias a una donación

Access to the comments Comentarios
Por Francisco Fuentes  con EFE
euronews_icons_loading
Autorretrato del pintor Francisco de Goya (1746-1828).
Autorretrato del pintor Francisco de Goya (1746-1828).   -   Derechos de autor  TVE

"Los Caprichos" de Francisco de Goya (1746-1828), uno de los grandes pintores españoles de la historia, han llegado al Museo de Bellas Artes de Valencia (España), gracias a una donación. 

Se trata de una serie de ochenta grabados en blanco y negro, que Goya realizó a finales de siglo XVIII, tras un viaje por Andalucía acompañando a los duques de Alba a su residencia de Sanlúcar de Barrameda (Cádiz).

Un conjunto único que retrata la sociedad española de aquellos tiempos, llena de incultura y repleta de superstición.

Un trabajo que supone además el fin de una época.

"Es probablemente con "Los Caprichos", a partir de 1799, que podemos fijar el inicio de la pintura moderna en España. Es completamente distinto a lo que se venía haciendo hasta la actualidad, en el país, y casi diríamos que en Europa, y una punta de lanza en pleno siglo XVIII de la modernidad que llegará en el XIX", explica el director del Museo de Bellas Artes de Valencia, Pablo González Tornel.

El último viaje de "Los Caprichos" empezó en Múnich (Alemania), ciudad en la que el químico y filósofo, Antonio García-Molins, los compró en un anticuario. De ideas republicanas, García-Molins, que había abandonado España antes de la Guerra Civil, temió por su suerte y por la de los grabados, tras la llegada de los nazis a poder.

Regresó a España y los cuadros quedaron ocultos en manos de la familia.

Su nieto, Ángel López García-Molins, los ha donado ahora al Museo de Bellas Artes de Valencia.

"No era casual que comprase eso. Es decir, Goya para las personas de esa generación, pues simbolizaba la denuncia de todos los males de España, aquí estamos delante de unos cuantos grabados que tratan el tema de la educación y de la cultura, mejor dicho de la mala educación y de la pésima cultura de los españoles de la época", comenta López García-Molins.

De momento, hasta el próximo mes de julio se exponen 17 de los ochenta grabados. Todo antes de que el museo habilite una sala exclusiva para exponer la colección completa.

Fuentes adicionales • TVE