This content is not available in your region

El emotivo e inolvidable viaje del músico Gregory Hutchinson a Luanda en busca de sus raíces

Por Chris Burns  & Dinamene Cruz
euronews_icons_loading
El emotivo e inolvidable viaje del músico Gregory Hutchinson a Luanda en busca de sus raíces
Derechos de autor  euronews

De la mano de la periodista Dinamene Cruz, el espacio Explore Angola relata la visita del músico de jazz, Gregory Hutchinson, a la histórica ciudad de Luanda, que pronto celebrará su 450 aniversario.

"Antes de la llegada de los portugueses, en 1575, Luanda era un puerto comercial de los grandes reinos del 'Kongo' y 'Ndongo'. Cinco siglos después, la ciudad se está redescubriendo, afrontando e interiorizando gran parte de su pasado, y espera consolidarse como una de las urbes con más historia del continente africano; especialmente para aquellos que forman parte de la diáspora angoleña", declaraba Dinamene Cruz.

En uno de los muchos espacios culturales de Luanda, se produce una especie de regreso a casa. El batería estadounidense Gregory Hutchinson ha tocado con artistas de la talla de Betty Carter, Wynton Marsalis, Joe Henderson y John Scofield.

En esta ocasión, llevaba a cabo un concierto en la tierra de sus ancestros. Durante siglos, millones de ciudadanos de la actual Angola fueron enviados como esclavos a tierras americanas. Un pasado que engloba multitud de matices y hechos históricos, ya que, también, es la historia de la resistencia, contra los colonizadores, y la de la renovación de la capital angoleña de hoy día.

"Para mí, ha sido increíble venir aquí y ser instruido, poder caminar y ver los diferentes lugares turísticos... venir a verlos in situ. Te hace despertar y ver que nos quedan muchas cosas por aprender", afirmaba Gregory Hutchinson.

El conocido batería de jazz habla desde el Museo Nacional de la Esclavitud, donde se exponen los artefactos y el horror de un comercio con incontables víctimas. Es el caso de las cadenas y otros dispositivos utilizados para sujetar a los esclavos mientras eran conducidos a los barcos.

"Este es el comienzo de un gran viaje para mí. Es como una bofetada en la cara y, ahora, quiero trabajar e investigar", señalaba Gregory Hutchinson.

Ayudándole a conectar con esa historia estaba Carlos Bumba, fundador de TAC Tour Angola.

"Bienvenidos a nuestro recorrido por la ruta de los esclavos. Esta es una Luanda que tiene siglos de testimonios de la trata de esclavos, la explotación y la deportación de personas a través del Atlántico", se presentaba Carlos Bumba.

Los esclavos fueron capturados en el interior de la nación, desde donde fueron transportados hasta el sitio en el que se encontraban los compradores. Bumba enseñó a los turistas la pequeña ventana que apenas permitía respirar a los esclavos que estaban presos en el lugar.

"Esta Luanda tiene vestigios, tiene señales, tiene pruebas, tiene marcas del paso de los esclavos, del lugar donde eran encadenados, del sitio donde quedaban hacinados los esclavos", explicaba Bumba.

No hay que olvidar su perdurable influencia, hasta nuestros días, encarnada en personas como el legendario Gregory Hutchinson.

"Esto demuestra que Angola también contribuyó a la construcción de la nación norteamericana. La gastronomía, la lengua, los bailes... el propio blues, o el jazz, tienen ritmos africanos", declaraba Carlos Bumba.

Junto a esa historia, está la de la lucha, aquí, contra los colonizadores portugueses, liderada por Njinga. La famosa reina visitó Luanda por primera vez en 1622, hace 400 años. Su hermano, en aquella época rey de 'Ndongo', lo que hoy es Angola, envió a la entonces princesa Njinga a negociar con el gobernador portugués sobre la esclavitud. Luego, pasaría el resto de su vida oponiendo resistencia a los portugueses.

Por eso, el arquitecto Paulo Furtado, administrador del distrito de Ingombota, en Luanda, señala que la ciudad está convirtiendo la Calle de la Reina Njinga en una atracción turística clave, después de renovar el paseo marítimo.

"Ya tenemos la bahía y un pedazo de ese espejo de la bahía que queremos traer para aquí, en el que la gente pueda caminar y disfrutar. Creo que, con este proyecto, vamos a conseguir el objetivo de traer de vuelta a las personas a la ciudad", afirmaba Paulo Furtado, administrador del Distrito de Ingombota.

El proyecto es una razón más para que Gregory Hutchinson vuelva a visitar el país.

"Esta ha sido una experiencia que me ha abierto los ojos y que no voy a olvidar", concluía el batería de jazz, Gregory Hutchinson.