This content is not available in your region

Guerra de trincheras sin un final a la vista en Ucrania: "el apetito ruso no se detendrá"

Access to the comments Comentarios
Por Euronews  con AP, AFP
euronews_icons_loading
Un hombre se refugia de la lluvia en una parada de autobús cerca de un edificio destruido durante los ataques en Irpin, en las afueras de Kiev, Ucrania, el jueves 2 de junio d
Un hombre se refugia de la lluvia en una parada de autobús cerca de un edificio destruido durante los ataques en Irpin, en las afueras de Kiev, Ucrania, el jueves 2 de junio d   -   Derechos de autor  Natacha Pisarenko/Copyright 2022 The Associated Press. All rights reserved

La operación relámpago para invadir Ucrania se ha convertido en una guerra de trincheras que parece no tener fin. Han pasado cien días desde el estallido del conflicto y el presidente ucraniano Volodímir Zelensky ha lanzado un mensaje de esperanza desde las afueras del palacio presidencial en Kiev.

"El líder de la facción está aquí, el jefe de la oficina presidencial está aquí, el primer ministro de Ucrania Shmygal está aquí, Podolyak está aquí, y su presidente está aquí. Nuestro equipo es mucho más grande. Las Fuerzas Armadas de Ucrania están aquí. Y lo más importante, el pueblo, la gente de nuestro Estado está aquí, defendiendo a Ucrania desde hace ya 100 días. La victoria será nuestra. Gloria a Ucrania", ha dicho Zelensky.

Lo cierto es que desde que Rusia se retiró del norte de Ucrania y se centró en el Donbás, sus tropas avanzan lenta pero inexorablemente en el este del país.

"Un buen número de localidades han sido despejadas de las fuerzas armadas ucranianas pro-nazis, y la gente allí ahora puede empezar a devolver su vida a la normalidad", ha anunciado el portavoz del Kremlin Dimitry Peskov. "Estos esfuerzos continuarán hasta que se hayan alcanzado todos los objetivos de la operación militar especial."

Tras semanas de bombardeos, Rusia controla la mayor parte de Severodonetsk, la capital ucraniana de Lugansk. También se ha hecho con casi toda la provincia de Donetsk, pero hay quien piensa que no bastará.

Katarzyna Zysk, profesora del Instituto Noruego de Estudios de Defensa, cree que "el problema es que el apetito ruso probablemente no se detendría allí. Rusia probablemente se movería más hacia el oeste. Así que, por ejemplo, tomaría o intentaría tomar Nikolaiev, intentaría tomar el puerto de la ciudad de Odesa y si eso tuviera éxito, entonces Rusia intentaría probablemente también volver y tomar Kiev".

Según las autoridades ucranianas, Rusia ya controla una quinta parte de su territorio. Sin la ayuda de las armas avanzadas occidentales, dice su presidente, será muy difícil recuperar el terreno perdido.