This content is not available in your region

Un superyate ruso debe abandonar Fiyi, según un tribunal

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
Un superyate ruso debe abandonar Fiyi, según un tribunal
Un superyate ruso debe abandonar Fiyi, según un tribunal   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022

SÍDNEY, 7 jun – Un tribunal de Fiyi ha dictaminado que Estados Unidos retire un superyate de propiedad rusa de la nación insular del Pacífico porque era un despilfarro de dinero que Fiyi mantuviera la embarcación en el contexto de las disputas legales sobre su incautación.

El grupo de trabajo KleptoCapture del Departamento de Justicia de Estados Unidos se ha centrado en la incautación de yates y otros activos de lujo de oligarcas rusos en un intento por presionar al presidente ruso Vladimir Putin por la guerra en Ucrania.

El Amadea, de 106 metros de eslora, llegó a Fiyi el 13 de abril, tras un viaje de 18 días desde México. Fue inmovilizado por las autoridades de Fiyi después de que el mes pasado el Tribunal Superior del país concediera una orden judicial estadounidense que vinculaba el yate con el oligarca ruso sancionado Suleiman Kerimov.

El FBI ha afirmado que la lujosa embarcación de 300 millones de dólares tenía unos gastos de funcionamiento de entre 25 y 30 millones de dólares al año, y que Estados Unidos pagaría el mantenimiento de la embarcación tras su incautación.

Sin embargo, el Gobierno de Fiyi ha estado pagando la factura mientras la apelación del propietario registrado del barco, Millemarin Investments, se abría paso en los tribunales de Fiyi.

El Tribunal Supremo dictaminó el martes que el interés público exige que el yate “navegue fuera de las aguas de Fiyi”, porque tenerlo atracado en su territorio estaba “costando mucho al Gobierno de Fiyi”, según la sentencia.

El barco “navegó en aguas de Fiyi sin ningún permiso y muy probablemente para eludir la persecución de Estados Unidos”, añadió.

Estados Unidos alega que Kerimov es el propietario efectivo del Amadea, aunque los abogados del barco lo han negado y han dicho al tribunal que era propiedad de otro oligarca ruso, Eduard Khudainatov, antiguo jefe del gigante energético ruso Rosneft, que no ha sido sancionado.

La embajada de Estados Unidos en Suva no respondió inmediatamente a una solicitud de comentarios.