This content is not available in your region

Los eurodiputados, dividos ante el voto sobre políticas climáticas más ambiciosas

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
Los eurodiputados, dividos ante el voto sobre políticas climáticas más ambiciosas
Los eurodiputados, dividos ante el voto sobre políticas climáticas más ambiciosas   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022

Por Kate Abnett

BRUSELAS, 8 jun – El Parlamento Europeo votará el miércoles sobre una serie de políticas de la UE en materia de cambio climático para reducir las emisiones de Europa durante la próxima década. El resultado de las votaciones es aún incierto, ya que los miembros del parlamento están divididos sobre si mantener o debilitar los planes.

Los planes pretenden encaminar a la Unión Europea de 27 países la tercera economía del mundo hacia su objetivo de reducir las emisiones netas de gases de efecto invernadero en un 55% para 2030, a partir de los niveles de 1990.

El Parlamento Europeo votará el miércoles ocho propuestas para confirmar su posición de cara a las negociaciones con los países de la UE sobre la legislación final.

Los diputados están estudiando cientos de enmiendas que podrían aumentar o debilitar el impacto de las políticas climáticas de la UE.

Una de las propuestas representa la mayor revisión del mercado de carbono de la UE desde su lanzamiento en 2005. Se trata de reforzar el plan de reducción de emisiones de los sectores que cubre en un 61% para 2030, según el plan original de la Comisión Europea. Algunos legisladores intentarán reforzarlo hasta un recorte de emisiones del 67%, mientras que otros apoyarán un compromiso del 63%.

Otra propuesta clave para el objetivo climático de la UE impondría una reducción del 100% de las emisiones de CO2 de los coches nuevos para 2035, lo que supondría la prohibición de la venta de nuevos vehículos con motor de combustión. Las enmiendas del Partido Popular Europeo (PPE), el mayor grupo legislativo del Parlamento, tratarán de rebajar ese porcentaje al 90%.

“Necesitamos flexibilidad para el mercado y para los clientes. No deberíamos tener prohibiciones”, dijo el legislador del PPE Jens Gieseke.

Jan Huitema, el principal legislador del Parlamento en la propuesta sobre los coches, dijo que la fecha de 2035 era crucial porque la vida media de los coches nuevos es de 15 años, por lo que una prohibición más tarde impediría que la UE tuviera emisiones netas cero en 2050, el hito que los científicos dicen que el mundo debe alcanzar para evitar niveles desastrosos de cambio climático.

Los fabricantes de automóviles, como Ford y Volvo, han apoyado públicamente el plan de la UE para detener las ventas de coches de combustión en 2035, pero los correos electrónicos a los que tuvo acceso Reuters muestran que los grupos de la industria automovilística han presionado a los legisladores para que rechacen el objetivo de 2035, que dicen que penaliza a los combustibles alternativos bajos en carbono.

Los eurodiputados también están divididos en cuanto a las opciones de rechazar un nuevo mercado de carbono de la UE que imponga costes de CO2 a los combustibles contaminantes utilizados en los edificios y el transporte, o apoyar una versión reducida que restrinja el sistema al sector comercial, eximiendo a los consumidores privados.

El jefe de la política climática de la UE, Frans Timmermans, instó a los legisladores a respaldar la política en su totalidad y utilizar los ingresos que genere para ayudar a los hogares vulnerables a cambiar a la energía limpia.

También se espera una votación ajustada sobre el plan de la UE, primero en el mundo, de imponer una tasa de CO2 a las importaciones de productos intensivos en carbono, como el acero y el cemento, con los legisladores divididos sobre la rapidez con que el plan debe sustituir a los permisos gratuitos de CO2 que reciben actualmente esas industrias.

Las opciones que se someterán a votación el miércoles incluyen la eliminación progresiva de los permisos gratuitos de CO2 para 2030, 2032 o 2035. Las industrias han instado a los miembros del parlamento a no adelantar la fecha, lo que aumentaría el precio que pagan por contaminar.