This content is not available in your region

La ONU advierte de que la guerra y el resto de crisis amenazan con desatar una "ola de miseria"

Access to the comments Comentarios
Por Juan Carlos De Santos Pascual  con AP & EFE
euronews_icons_loading
Antonio Guterres, secretario general de la ONU
Antonio Guterres, secretario general de la ONU   -   Derechos de autor  Mary Altaffer/The Associated Press

La ONU ha advertido de que está aumentando el impacto de la invasión rusa de Ucrania en la seguridad alimentaria, la energía y las finanzas. Su secretario general ha señalado que es probable que 1.600 millones de personas se vean afectadas. Guterres ha apuntado que la crisis alimentaria de este año tiene que ver con la falta de acceso pero que la del próximo podría deberse a la falta de alimentos.

Antonio Guterres, secretario general de la ONU, señala: "Tres meses después de la invasión rusa de Ucrania, nos enfrentamos a una nueva realidad. Para los que están en el terreno, cada día hay un nuevo derramamiento de sangre y sufrimiento, y para la gente de todo el mundo, la guerra, junto con las otras crisis, amenaza con desatar una ola de hambre y miseria sin precedentes, dejando un caos económico y social tras de sí."

Guterres ha reclamado que se elabore un plan para transportar los 20 millones de toneladas de grano que se encuentran en los almacenes del puerto ucraniano de Odesa, en el Mar Negro.

Durante la presentación de un informe elaborado por la ONU sobre el impacto global de la invasión rusa de Ucrania. Guterres subraya que el mundo está ante la mayor "crisis del coste de la vida" en una generación, con los precios de los alimentos cerca de máximos históricos, con fertilizantes que cuestan el doble que hasta hace poco y con el petróleo y el gas disparados.

"Las personas y países vulnerables ya están siendo duramente golpeados, pero no se equivoquen: ningún país o comunidad quedará a salvo de esta crisis del costo de la vida", insistió Guterres.

Sin embargo, las conversaciones entre Rusia y Turquía para llevar a cabo esta tarea terminaron sin una solución.

El ministro de Asuntos Exteriores ruso, Sergei Lavrov, dijo que Moscú está dispuesto a abrir corredores para permitir la reanudación de las exportaciones de grano desde Ucrania, pero que este país tiene que retirar las minas de sus puertos.

Sin embargo, Kiev ha rechazado la idea. Señala que no se cree las garantías "vacías" rusas de que no se aprovecharán de la situación.