This content is not available in your region

Diez países advierten que las políticas climáticas europeas podrían perder fuerza

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
Diez países advierten que las políticas climáticas europeas podrían perder fuerza
Diez países advierten que las políticas climáticas europeas podrían perder fuerza   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022

Por Kate Abnett

BRUSELAS, 15 jun – Alemania, Dinamarca, Eslovenia y otros siete países de la Unión Europea advirtieron el miércoles de los intentos de debilitar las políticas de cambio climático del bloque, que, según ellos, están empujando a los negociadores hacia acuerdos que podrían frustrar los objetivos ecológicos de la región.

En una declaración conjunta, los países dijeron que tales esfuerzos se estaban produciendo tanto entre los Estados de la UE como en el Parlamento Europeo, sin nombrar a países o diputados específicos.

“Observamos con creciente preocupación los diferentes llamamientos a rebajar la ambición en todos los expedientes (…) y las concesiones hechas en el contexto de la búsqueda de compromisos”, decía la declaración, encabezada por Dinamarca y firmada también por Austria, España, Finlandia, Irlanda, Luxemburgo, Países Bajos y Suecia.

“Vistos de forma aislada, estos cambios pueden parecer justificados o de impacto limitado, pero sumándolos todos corremos el riesgo de no alcanzar el objetivo en 2030 y de situarnos en una trayectoria imposible a partir de ese momento”, se afirma.

Las negociaciones se desarrollan en un contexto de aumento de los costes energéticos, la inflación y el afán de Europa por comprar combustibles fósiles no rusos, y reflejan la dificultad de la UE para aplicar recortes de CO2 que transformen la economía entre sus 27 Estados miembros.

Los países instaron a los responsables políticos a no dejar que los “motivos a corto plazo” socaven su decisión de luchar contra el cambio climático.

La docena de leyes de la UE están diseñadas para reducir las emisiones netas del bloque en un 55% para 2030, a partir de los niveles de 1990. Incluyen la prohibición en 2035 de la venta de nuevos vehículos con combustibles fósiles y la mejora del mercado europeo del carbono. Algunas de ellas se han enfrentado a recientes contratiempos.

La semana pasada, el Parlamento no logró acordar su posición sobre el mercado del carbono, después de que los miembros del parlamento discreparan sobre lo ambicioso que debería ser.

Mientras tanto, los borradores de documentos muestran que los países de la UE podrían retrasar el lanzamiento de un nuevo mercado de carbono y permitir que un “fondo de modernización” de la UE siga financiando proyectos de gas, a pesar de que Bruselas propone que deje de financiar los combustibles fósiles.

Si no se alcanza el objetivo de 2030, Europa podría tener dificultades para lograr las emisiones netas cero en 2050, el hito mundial que, según los científicos, evitaría los peores impactos del cambio climático.

Los países de la UE y el Parlamento tienen previsto acordar su posición sobre las políticas climáticas este mes, antes de negociar juntos para acordar las leyes definitivas.