This content is not available in your region

Canadá y Dinamarca firman la paz en la guerra del whisky

Access to the comments Comentarios
Por Carmen Menéndez
euronews_icons_loading
Los ministros de Exteriores de Dinamarca y Canadá bromean tras firmar el acuerdo de paz
Los ministros de Exteriores de Dinamarca y Canadá bromean tras firmar el acuerdo de paz   -   Derechos de autor  Justin Tang/The Canadian Press via AP

Canadá y Dinamarca han puesto fin a la llamada guerra del whisky. Una guerra incruenta, que ambos países disputaban a golpe de banderas y botellas de licor desde hace medio siglo. El objeto de la lucha: una isla diminuta y deshabitada en el Ártico conocida como isla de Hans.

Los dos países han llegado a un acuerdo para dividir la isla, creando la primera frontera terrestre entre Canadá y Europa. El acuerdo de paz ha sido firmado por los ministros de Exteriores. 

Pero no engañen. El control de esta ínfimo territorio, situado en la costa noroeste de Groenlandia, no es una cuestión baladí, teniendo en cuenta el pulso por el control de los recursos del Ártico entre los países ribereños. El acuerdo sirve además de mensaje a Rusia, de que las diferencias se pueden solucionar de forma dialogada.

Daneses y canadienses han visitado la roca en helicóptero durante las últimas décadas para reclamarla, lo que ha dado lugar a protestas diplomáticas, campañas en Internet e incluso un llamamiento canadiense a boicotear los pasteles daneses.

Durante esas visitas, los ministros plantaban sus respectivas banderas y dejaban en la isla, a modo de reivindicación, botellas de whisky o de aguardiente, acompañados de bromas. Este miércoles el whisky ha servido para brindar por la paz.