This content is not available in your region

Londres condena la decisión del TEDH de bloquear la deportación de Ruanda

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
UK's Raab condemns ECHR decision to block Rwanda deportation
UK's Raab condemns ECHR decision to block Rwanda deportation   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022

LONDRES, 16 jun -Reino Unido no tiene planes de abandonar el Convenio Europeo de Derechos Humanos, pero el Tribunal de Estrasburgo que lo aplica se extralimitó en sus funciones al bloquear la deportación de solicitantes de asilo a Ruanda, dijo el jueves el viceprimer ministro Dominic Raab.

El Gobierno se vio frustrado en su intento de enviar a un puñado de migrantes en un avión chárter a más de 6.000 km con destino a Ruanda el martes, después de que el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) interviniera para dictar medidas cautelares, cancelando el vuelo.

Raab dijo que los vuelos se llevarían a cabo a pesar de las críticas de Naciones Unidas, de la cúpula de la Iglesia de Inglaterra y del príncipe Carlos, heredero del trono, que ha calificado en privado el plan de “espantoso”, según medios de comunicación.

“Nuestros planes implican permanecer dentro de la Convención, la Convención Europea. También es importante que el Tribunal de Estrasburgo refleje su mandato como parte de la Convención y se mantenga fiel a él”, dijo a la televisión BBC.

“El propio Tribunal de Estrasburgo ha dicho durante muchos años que no hay un poder de requerimiento vinculante. Y más tarde dijeron: ‘Bueno, en realidad, podemos dictar esas órdenes judiciales vinculantes. No se basa en el Convenio’”, dijo Raab a Sky News.

La intervención in extremis del tribunal europeo había llevado a algunos miembros del Partido Conservador del primer ministro Boris Johnson a pedir que Reino Unido se retirara por completo del Convenio Europeo de Derechos Humanos.

En relación con las amenazas de muerte a abogados de derechos humanos en las redes sociales, Raab dijo que eran inaceptables, pero que la Ley de Derechos Humanos británica había dado lugar a una “industria” de abogados que promovían “interpretaciones elásticas” de la ley en nombre de sus clientes.

Añadió que el Gobierno no podía dar una fecha fija de cuándo podría enviar a los solicitantes de asilo a Ruanda.