This content is not available in your region

Corea del Norte sufre el brote de una enfermedad infecciosa en medio de la batalla del COVID-19

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
Corea del Norte sufre el brote de una enfermedad infecciosa en medio de la batalla del COVID-19
Corea del Norte sufre el brote de una enfermedad infecciosa en medio de la batalla del COVID-19   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022

Por Soo-hyang Choi

SEÚL, 16 jun – Corea del Norte informó el jueves de un brote de una epidemia intestinal no identificada en una región agrícola, lo que supone una nueva tensión para el aislado país en su lucha contra la escasez crónica de alimentos y una ola de infecciones por COVID-19 sin precedentes.

El líder, Kim Jong-un, envió el miércoles medicamentos a la ciudad portuaria occidental de Haeju para ayudar a los pacientes que sufren la “epidemia entérica aguda”, dijo la agencia estatal de noticias KCNA, sin dar el número de afectados ni identificar la enfermedad.

El término entérico se refiere al tracto gastrointestinal.

“(Kim) subrayó la necesidad de contener la epidemia lo antes posible, adoptando una medida bien definida para poner en cuarentena los casos sospechosos y frenar así su propagación, confirmando los casos mediante exámenes epidemiológicos y pruebas científicas”, dijo la KCNA.

Un responsable del Ministerio de Unificación de Corea del Sur, que se ocupa de los asuntos intercoreanos, dijo que el Gobierno está supervisando el brote, que se sospecha que es de cólera o fiebre tifoidea.

El brote notificado se produce cuando el Norte se enfrenta a su primer brote de infecciones por COVID-19. El mes pasado declaró el estado de emergencia, en medio de la preocupación por la falta de vacunas y suministros médicos.

La agencia de espionaje de Corea del Sur dijo anteriormente a los legisladores que las enfermedades transmitidas por el agua, como la fiebre tifoidea, ya estaban extendidas en Corea del Norte antes de anunciar el brote de coronavirus.

“Las enfermedades intestinales, como la fiebre tifoidea y la shigelosis, no son particularmente nuevas en Corea del Norte, pero lo preocupante es que se producen en un momento en que el país ya está luchando contra el COVID-19″, dijo el profesor Shin Young-jeon de la Facultad de Medicina de la Universidad Hanyang de Seúl.

Corea del Sur está dispuesta a cooperar con el Norte para hacer frente al brote de la enfermedad, pero Pionyang sigue sin responder a ninguna oferta de diálogo, incluida la anterior propuesta de Seúl de proporcionar vacunas contra el COVID-19, dijo otro responsable del Ministerio de Unificación de Corea del Sur, que no quiso ser nombrado.

Además, la provincia de Hwanghae, donde se encuentra la ciudad de Haeju, es la principal región agrícola de Corea del Norte, lo que hace temer el posible impacto en la ya grave escasez de alimentos del país.

Aunque la posibilidad de que las infecciones se propaguen a través de los cultivos parece baja, la clave será la desinfección de las fuentes de suministro de agua, ya que es probable que la enfermedad se transmita por el agua, dijo Eom Joong-sik, experto en enfermedades infecciosas del Centro Médico Gil de la Universidad de Gachon.

Pionyang ha estado anunciando diariamente el número de pacientes con fiebre sin especificarlos como pacientes de COVID-19, aparentemente debido a la falta de kits de análisis. Los expertos también sospechan que las cifras difundidas por los medios de comunicación controlados por el Gobierno son inferiores a las reales.

Corea del Norte informó el jueves de 26.010 personas más con síntomas de fiebre, con lo que el número total de pacientes con fiebre registrados en todo el país desde finales de abril se acerca a los 4,56 millones. El número de muertos relacionados con el brote asciende a 73.

El Norte ha afirmado que la ola de COVID-19 ha mostrado signos de remitir, pero la Organización Mundial de la Salud puso en duda las afirmaciones de Pionyang a principios de este mes, diciendo que cree que la situación está empeorando.