This content is not available in your region

Medvédev sugiere que EEUU debe suplicar a Moscú para que se inicien conversaciones nucleares

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
Russia's Medvedev suggests U.S. should beg for nuclear arms talks
Russia's Medvedev suggests U.S. should beg for nuclear arms talks   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022

20 jun – El expresidente ruso, Dmitri Medvédev, declaró el lunes que no tenía sentido mantener conversaciones sobre la reducción de armas nucleares con Estados Unidos y que Moscú debía esperar a que los estadounidenses imploraran entablar negociaciones.

Rusia y Estados Unidos, las mayores potencias nucleares del mundo con diferencia, han negociado una serie de importantes tratados de reducción de armas nucleares estratégicas desde que Ronald Reagan llegó al poder en 1981.

Pero la invasión rusa de Ucrania ha desencadenado la más grave alteración de las relaciones entre Rusia y Occidente desde la crisis de los misiles de Cuba de 1962, cuando muchos temían que el mundo estuviera al borde de una guerra nuclear.

Medvédev, en la presidencia entre 2008 y 2012, firmó en 2010 con Barack Obama en Praga el Nuevo START (Tratado de Reducción de Armas Estratégicas, en español), que se prorrogó en febrero de 2021 por cinco años, hasta 2026.

“Ahora todo es una zona muerta. Ahora no tenemos ninguna relación con Estados Unidos. Están en cero en la escala Kelvin”, dijo Medvédev en Telegram acerca de las discusiones sobre un nuevo tratado de reducción de armas nucleares estratégicas.

“No hay necesidad de negociar con ellos (sobre el desarme nuclear) todavía. Esto es malo para Rusia”, dijo Medvédev, que actualmente es vicepresidente del Consejo de Seguridad ruso. “Que sean ellos los que corran o se arrastren y lo pidan”.

Rusia y Estados Unidos controlan alrededor del 90% de las ojivas nucleares del mundo, con unas 4.000 ojivas cada uno en sus arsenales militares, según la Federación de Científicos Estadounidenses.

Medvédev, quien cuando fue presidente trató de presentarse como un reformista que quería mejorar las relaciones con Occidente, sugirió que Moscú debería ser más duro con Estados Unidos.

Refiriéndose a los zapatazos del líder soviético Nikita Jrushchov en la Asamblea General de las Naciones Unidas, Medvédev dijo:

“Hay otro método probado para comunicarse con Estados Unidos sobre este tema: con un zapato en la tribuna de la ONU. Solía funcionar”.

Enfadado por las críticas a la Unión Soviética por “tragarse” partes de Europa del Este, Jrushchov agitó en 1960 un zapato en la Asamblea General y, según un artículo de la época del New York Times, lo golpeó contra su escritorio.