This content is not available in your region

Kiev recibe el fuego de "un ataque simbólico" poco antes de la cumbre de la OTAN

Access to the comments Comentarios
Por Amaranta Zermeno Jimenez  con AP, AFP, EBU
euronews_icons_loading
Crédito:
Crédito:   -   Derechos de autor  Felipe Dana/AP

Este domingo por la mañana misiles rusos golpearon la capital ucraniana. Dos edificios residenciales fueron alcanzados, resultando en un muerto y seis heridos, entre ellos una niña de 7 años y su madre ambas en grave estado.

Según el alcalde de Kiev Vitali Klitschko, los ataques aéreos podrían ser "un ataque simbólico" antes de la cumbre de la OTAN que comienza el martes en Madrid. Los líderes del Grupo de los Siete países industrializados, incluido el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, se encontraban este domingo en Alemania para una reunión de las mayores economías del mundo.

"Me preguntan por qué atacan Kiev. La buena pregunta es por qué atacan Ucrania. No hay ninguna razón. Es una guerra sin sentido en la que mueren miles y miles de civiles. No vemos por qué", dijo Klitschko a los medios. 

Los ataques también dañaron un jardín de infancia cercano, y el patio quedó marcado con un cráter.

En Járkov, otra zona residencial y un hospital recibieron daños por el impacto de los misiles rusos. Los servicios de emergencia rescataron a dos residentes atrapados bajo los escombros, y no se ha informado de ninguna muerte.

Mientras tanto, imágenes publicadas por el Ministerio de Defensa ruso este domingo, mostraron al ministro de Defensa, Sergei Shoigu, entregando medallas a los soldados rusos por sus esfuerzos en la llamada "operación militar especial."

Destrucción en Lisychansk

Mientras tanto, las tropas rusas lucharon por consolidar sus ganancias en el este del país, al tratar de engullir el último bastión ucraniano que quedaba en la provincia de Luhansk. El gobernador de Luhansk, Serhiy Haidai, dijo el domingo que Rusia estaba llevando a cabo intensos ataques aéreos sobre la ciudad de Lisychansk, destruyendo su torre de televisión y dañando seriamente un puente de carretera.

La refinería de petróleo de Lisychansk y la zona industrial que la rodea estuvieron cubiertas por enormes nubes de humo, mientras se intensifica la batalla con las fuerzas rusas tras la toma de la ciudad vecina de Severodonetsk. 

Ambas ciudades han sido el punto central de una ofensiva rusa destinada a capturar toda la región oriental de Ucrania, y destruir a las tropas ucranianas que defienden el territorio que aún no está controlado por los separatistas respaldados por Moscú.

El portavoz del Ministerio de Defensa ruso, Igor Konashenkov, dijo a última hora del sábado que las fuerzas separatistas rusas y respaldadas por Moscú controlan ahora Severodonetsk y los pueblos que la rodean. Dijo que se había frustrado el intento de las fuerzas ucranianas de convertir la planta de Azot en un "obstinado centro de resistencia".

La captura de Lisychansk daría a las fuerzas rusas el control de todos los asentamientos importantes de la provincia, un paso significativo hacia el objetivo de Rusia de capturar todo el Donbás. Los rusos y los separatistas controlan aproximadamente la mitad de Donetsk, la segunda provincia del Donbás.