This content is not available in your region

Sievierodonetsk cae ante Rusia tras una de las batallas más sangrientas de la guerra

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
Analysis-Russia's grinding battlefield gains seen driven by new tactics
Analysis-Russia's grinding battlefield gains seen driven by new tactics   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022

Por Tom Balmforth y Marko Djurica

KIEV/POKROVSK, Ucrania, 25 jun – Las fuerzas rusas ocuparon el sábado por completo la ciudad de Sievierodonetsk, en el este de Ucrania, dijeron ambas partes, en la mayor derrota en el campo de batalla para Kiev en casi un mes después de semanas de algunos de los combates más sangrientos desde que comenzó la guerra.

Ucrania describió la salida de la ciudad como una “retirada táctica” para luchar desde un terreno más alto en Lysychansk, en la orilla opuesta del río Siverskyi Donets. Los separatistas prorrusos dijeron que las fuerzas de Moscú ahora estaban atacando Lysychansk.

La caída de Sievierodonetsk una vez hogar de más de 100.000 personas pero ahora un páramo constituye la mayor victoria de Rusia desde que capturó el puerto de Mariúpol el mes pasado. El hecho genera una transformación en la contienda en el este después de semanas en las que la aplastante ventaja de Moscú en potencia militar había produjo solo avances lentos.

Rusia buscará ahora presionar y apoderarse de más terreno en la orilla opuesta, mientras que Ucrania esperará que el precio que pagó Moscú para capturar las ruinas de la pequeña ciudad deje a las fuerzas rusas vulnerables al contraataque.

El presidente Volódimir Zelenski prometió en un discurso en video que Ucrania recuperaría las ciudades que perdió. Pero, tras reconocer el costo emocional de la guerra, dijo: “No tenemos una idea de cuánto durará, cuántos golpes, pérdidas y esfuerzos más se necesitarán antes de que veamos la victoria en el horizonte”.

“La ciudad ahora está bajo la ocupación total de Rusia”, dijo el alcalde de Sievierodonetsk, Oleksandr Stryuk, a la cadena de televisión nacional. “Están tratando de establecer su propio orden”, sostuvo.

Kyrylo Budanov, jefe de inteligencia militar de Ucrania, dijo a Reuters que Ucrania estaba llevando a cabo “un reagrupamiento táctico” al retirar sus fuerzas de Sievierodonetsk.

“Rusia está usando la táctica… que usó en Mariúpol: borrar la ciudad de la faz de la tierra”, dijo. “Dadas las condiciones, ya no es posible mantener la defensa en las ruinas y en campos abiertos. Por lo tanto, las fuerzas ucranianas se están yendo a un terreno más alto para continuar con las operaciones de defensa”.

El Ministerio de Defensa de Rusia dijo que las fuerzas rusas habían establecido el control total sobre Sievierodonetsk y la ciudad cercana de Borivske.

No mucho después, sin embargo, los bombardeos ucranianos desde las afueras de Sievierodonetsk obligaron a las tropas rusas a suspender la evacuación de personas de una planta química en el sector, dijo la agencia de noticias Tass, citando a la policía local que trabaja con autoridades separatistas rusas.

Oleksiy Arestovych, asesor principal de Zelenski, dijo que algunas fuerzas especiales ucranianas todavía estaban en Sievierodonetsk dirigiendo fuego de artillería. Aún así, no mencionó que esas fuerzas ofrecieran resistencia directa.

La agencia de noticias rusa Interfax citó a un representante de los combatientes separatistas prorrusos diciendo que las fuerzas rusas y prorrusas habían ingresado a Lysychansk y estaban luchando en áreas urbanas allá.

Rusia también lanzó ataques con misiles en Ucrania. Al menos tres personas murieron en la ciudad de Sarny, a unos 300 kilómetros al oeste de Kiev, después de que los cohetes alcanzaran un lavadero de autos y una instalación de reparación de autos, dijo la administración militar regional.

Rusia niega haber atacado a civiles. Kiev y las naciones de Occidente dicen que las fuerzas rusas han cometido crímenes de guerra.

En un intento por presionar más a Rusia, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, y otros líderes del Grupo de los Siete que asistirán a una cumbre en Alemania a partir del domingo acordarán una prohibición de importación de oro nuevo de Rusia, dijo a Reuters una fuente familiarizada con el asunto.

Una fuente del gobierno alemán dijo que los gobiernos del G7 también estaban teniendo conversaciones “muy constructivas” sobre un posible límite de precio para las importaciones de petróleo ruso.

FUE DE TERROR

En la ciudad de Pokrovsk en Donbás, controlada por Ucrania, Elena, una anciana en silla de ruedas de Lysychansk, se encontraba entre las docenas de evacuados que llegaban de las áreas de primera línea.

“Lysychansk, fue un horror la última semana. Ayer no pudimos soportarlo más”, dijo. “Le dije a mi esposo que si me muero, por favor entiérrenme detrás de la casa”.

En momentos en que el conflicto terrestre más grande de Europa desde la Segunda Guerra Mundial entró en su quinto mes, los misiles rusos también cayeron sobre las partes occidental, norte y sur del país.

“Cuarenta y ocho misiles de crucero. Por la noche. En toda Ucrania”, dijo el asesor presidencial ucraniano Mykhailo Podolyak en Twitter. “Rusia todavía está tratando de intimidar a Ucrania, causar pánico”, sostuvo.

El presidente ruso, Vladimir Putin, envió decenas de miles de tropas al otro lado de la frontera el 24 de febrero, desatando un conflicto que ha matado a miles y desarraigado a millones. También ha avivado una crisis energética y alimentaria que está sacudiendo la economía mundial.

Desde que las fuerzas de Rusia fueron derrotadas en un asalto a la capital, Kiev, en marzo, se centró en Donbás, un territorio oriental formado por las provincias de Lugansk y Donést. Sievierodonetsk y Lysychansk fueron los últimos bastiones importantes de Ucrania en Lugansk.

Los rusos cruzaron con fuerza el río en los últimos días y han ido avanzando hacia Lysychansk, amenazando con cercar a los ucranianos en la zona.

Es probable que Rusia considere la captura de Sievierodonetsk como una reivindicación de su cambio de su primer intento fallido de “guerra relámpago” a una ofensiva implacable y agotadora en el este.

Moscú dice que Lugansk y Donest, donde ha respaldado los levantamientos desde 2014, son países independientes. Exige que Ucrania ceda las dos provincias enteras a los separatistas.

Los funcionarios ucranianos nunca habían tenido muchas esperanzas de mantener Sievierodonetsk, pero han tratado de exigir un precio lo suficientemente alto como para agotar al ejército ruso.