This content is not available in your region

Los equipos de rescate buscan supervivientes en el centro comercial de Kremenchuk

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
Los equipos de rescate buscan supervivientes en el centro comercial de Kremenchuk
Los equipos de rescate buscan supervivientes en el centro comercial de Kremenchuk   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022

Por Simon Lewis

KREMENCHUK, Ucrania, 28 jun – Los bomberos y los soldados buscaban el martes supervivientes entre los escombros de un centro comercial en el centro de Ucrania, después de que un ataque con misiles rusos matara al menos a 18 personas en un ataque condenado por las Naciones Unidas y Occidente.

Más de 1.000 personas se encontraban en el interior cuando dos misiles rusos impactaron en el centro comercial de Kremenchuk, a unos 300 kilómetros al sureste de la capital, Kiev, según informó el presidente ucraniano, Volodímir Zelenski.

Al menos 18 personas murieron y 25 fueron hospitalizadas, mientras que unas 36 permanecían desaparecidas, dijo el gobernador de la región de Poltava, Dmytro Lunin.

Zelenski, en un discurso nocturno en vídeo, calificó el ataque de deliberado, diciendo que es “un ataque ruso calculado exactamente sobre este centro comercial”.

Rusia dijo que el incidente fue causado por un ataque contra un objetivo militar legítimo. Su Ministerio de Defensa, citado por la agencia estatal de noticias RIA, dijo que había disparado misiles contra un depósito de armas occidentales en Kremenchuk, y que la detonación de la munición almacenada allí había causado el incendio en el centro comercial cercano.

La fiscal general de Ucrania, Irina Venediktova, dijo a Reuters que un misil también había impactado en una fábrica cercana, pero que estaba cerrada y no era un objetivo militar.

“Se trata de crímenes contra la humanidad”, dijo. “Creo que se trata de un bombardeo sistemático de infraestructuras civiles, ¿con qué objetivo? Asustar a la gente, matar a la gente para sembrar el terror en nuestras ciudades y pueblos”.

Los familiares de los desaparecidos hacían cola en un hotel situado al otro lado de la calle, donde los equipos de rescate establecieron una base tras el ataque del lunes.

Una superviviente que recibe tratamiento en el hospital público de Kremenchuk, Ludmyla Mykhailets, de 43 años, dijo que estaba comprando con su marido cuando la explosión la lanzó por los aires.

“Volé de cabeza y las esquirlas golpearon mi cuerpo. Todo el lugar se derrumbaba”, dijo.

“Fue un infierno”, dijo su marido, Mykola, de 45 años, con la sangre filtrándose a través de un vendaje en la cabeza.

En el lugar del incendio, el martes por la mañana, los bomberos, con aspecto agotado, estaban sentados en un bordillo. Oleksandr, mojándose la cara con una botella de agua en un banco, dijo que su equipo había trabajado toda la noche buscando entre los escombros.

“Hemos sacado cinco cuerpos. No hemos encontrado a nadie vivo”, dijo.

Los líderes de las principales democracias del Grupo de los Siete (G7), en una cumbre en Alemania, dijeron que el ataque era “abominable”.

“El presidente ruso Putin y los responsables tendrán que rendir cuentas”, dijeron en una declaración conjunta.

BATALLAPORLISICHANSK

Rusia niega haber atacado intencionadamente a civiles en su “operación militar especial”, que ha destruido ciudades, matado a miles de personas y expulsado a millones de ellas de sus hogares.

El Consejo de Seguridad de la ONU, donde Moscú tiene poder de veto, se reunirá el martes a petición de Ucrania tras el ataque. El portavoz de la ONU, Stéphane Dujarric, dijo que el ataque con misiles es deplorable.

Por otra parte, en el campo de batalla, Ucrania vivió otro día difícil tras la pérdida de la ciudad de Severodonetsk, ahora en ruinas.

La artillería rusa bombardeó Lysychansk, la ciudad gemela de Severodonetsk al otro lado del río Síverski Donets. Ucrania dijo que los rusos intentaron asaltarla.

Lisichansk es la última gran ciudad en poder de Ucrania en la provincia oriental de Luhansk, uno de los principales objetivos del Kremlin después de que las tropas rusas fracasaran en su intento de tomar Kiev al principio de la guerra.

Ocho residentes murieron, incluido un menor, y 21 resultaron heridos por los bombardeos cuando se reunieron para obtener agua potable en Lisichansk el lunes, dijo el gobernador de Luhansk, Serhi Gaidai.

Las fuerzas ucranianas controlaban la ciudad, pero su pérdida era posible ya que Rusia destinaba recursos a la lucha, añadió.

“No necesitamos perder un ejército por el bien de una ciudad”, declaró a Reuters en una entrevista.

Rodion Miroshnik, embajador en Moscú de la separatista República Popular de Luhansk, dijo que las tropas rusas y sus aliados de la República de Luhansk están avanzando hacia el oeste en Lisichansk y que habían estallado batallas callejeras alrededor del estadio de la ciudad.

Los combates se desarrollaban en varios pueblos de los alrededores y las tropas rusas y aliadas habían entrado en la refinería de petróleo de Lisichansk, donde se concentraban las tropas ucranianas, dijo Miroshnik en Telegram.

Rusia también bombardeó el lunes la ciudad de Járkov, en el noreste de Ucrania, alcanzando edificios de apartamentos y una escuela primaria, dijo el gobernador regional.

El bombardeo causó cinco muertos y 22 heridos. Entre los heridos había niños, dijo el gobernador.

Durante su cumbre en Alemania, los líderes del G7 se comprometieron a apoyar a Ucrania “todo el tiempo que sea necesario” y a endurecer la presión sobre las finanzas de Rusia con nuevas sanciones que incluyen una propuesta para limitar el precio del petróleo ruso.