This content is not available in your region

Tragedia carcelaria en Colombia | Interrogantes y dolor tras la muerte de 52 presos en un incendio

Access to the comments Comentarios
Por Carmen Menéndez
euronews_icons_loading
Una mujer llora ante la cárcel de Tuluá, Colombia
Una mujer llora ante la cárcel de Tuluá, Colombia   -   Derechos de autor  Juan Jose Hota/Copyright 2022 The Associated Press. All rights reserved

¿Cómo pudo suceder? ¿Se hubiera podido evitar? Eso es lo que se pregunta Colombia tras la tragedia en la cárcel de Tuluá, la peor ocurrida en el país en lo que va de siglo.

El martes de madrugada un dramático incendio, desatado en mitad de un motín, se cobró la vida de 52 reclusos. Otras 26 personas resultaron heridas, incluidos dos guardianes.

Vecinos de Tuluá, en el departamento del Valle del Cauca, se reunieron para rezar y recordar a las víctimas.

"Nos ha dolido en el alma a todos. Esas muertes violentas, esas muertes como lo que sucedió es motivo de dolor nacional", dice José Ospina, obispo de Buga. 

"Me duele mucho la situación de los presos, las injusticias que hay dentro del centro penitenciario", añadía una mujer presente en la vigilia. 

Frente a la prisión se vivieron momentos de tensión, con los familiares reclamando información sobre sus seres queridos. También mucho dolor, mientras unos y otros denunciaban las condiciones en las que estaban los reclusos.

"Llevaba apenas un mes y medio y él me decía: ese patio es muy horrible, a cada rato resulta gente 'apuñaleada'", dice la mujer de una las víctimas. 

Petro pide un "replanteamiento completo de la política carcelaria"

El presidente electo, el izquierdista Gustavo Petro, ha dicho que lo ocurrido en Tuluá obliga a un replanteamiento completo de la política carcelaria en Colombia, donde las prisiones sufren un problema crónico de hacinamiento.

Esta tragedia no la primera y recuerda mucho a otra sucedida en La Modelo de Bogotá, donde un motín en marzo de 2020, en plena pandemia, dejó 24 muertos y cerca de un centenar de heridos.

A falta de que concluyan las investigaciones, todo apunta a que la mayoría de los fallecidos murieron por inhalar humo, con la prisión convertida por las llamas en un auténtico infierno.