This content is not available in your region

El bombardeo del teatro de Mariúpol fue un crimen de guerra, según Amnistía

Access to the comments Comentarios
Por Carmen Menéndez
euronews_icons_loading
El teatro de Mariúpol tras el bombardeo
El teatro de Mariúpol tras el bombardeo   -   Derechos de autor  Alexei Alexandrov/Copyright 2022 The Associated Press. All rights reserved.

El bombardeo ruso del teatro de Mariúpol fue un claro crimen de guerra y un ataque deliberado contra un objetivo civil, según Amnistía Internacional, que ha llevado a cabo una exhaustiva investigación.

El ataque se produjo a mediados de marzo y conmocionó al mundo, por la posible presencia de cientos de civiles en su interior. El lugar estaba claramente marcado y en su entrada se había escrito la palabra "niños" para que se viera desde el cielo.

Amnistía Internacional considera que las fuerzas rusas atacaron deliberadamente el teatro, sabiendo que se utilizaba como refugio, centro de distribución de ayuda y de salida de los convoyes humanitarios.

Refugio, centro humanitario y lugar de partida de convoyes

"Había abundantes pruebas de una importante presencia de civiles. De hecho, las semanas previas al ataque se había utilizado como un centro humanitario y por lo menos mil civiles, que habían huido de sus hogares por la violencia invasora en la ciudad, se habían refugiado allí -explica Joanne Mariner, de Amnistía Internacional-. El teatro estaba siendo utilizado además como punto de partida para los convoyes de los que estaban tratando de escapar. Así que un control superficial del teatro habría sido sufiente para demostrar que era un objetivo civil por excelencia. Y en ningún caso utilizado con fines militares".

El bombardeo tuvo lugar en las primeras semanas del asedio de Mariúpol. Según Amnistía, lo llevaron a cabo aeronaves de combate rusas que lanzaron dos bombas de 500 kilos que cayeron una cerca de la otra y detonaron simultáneamente.

Los investigadores identificaron 12 cadáveres, si bien afirman que nunca se conocerá el número real de víctimas.