Misiles matan a 17 personas cerca de Odesa tras salida de fuerzas rusas de Isla de las Serpientes

Misiles matan a 17 personas cerca de Odesa tras salida de fuerzas rusas de Isla de las Serpientes
Misiles matan a 17 personas cerca de Odesa tras salida de fuerzas rusas de Isla de las Serpientes Derechos de autor Thomson Reuters 2022
Derechos de autor Thomson Reuters 2022
Por Reuters
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button

Por Max Hunder y Tom Balmforth

KIEV, 1 jul - Misiles rusos alcanzaron a primera hora del viernes un edificio de apartamentos y un centro turístico cerca del puerto ucraniano de Odesa, en el mar Negro, matando al menos a 17 personas e hiriendo a decenas, informaron las autoridades ucranianas, en el último de una serie de mortíferos ataques con misiles.

Con sus fuerzas terrestres concentradas en la región industrial oriental ucraniana del Dombás, Rusia ha duplicado el número de ataques con misiles en todo el país en las últimas dos semanas, utilizando misiles imprecisos de la era soviética en más de la mitad de los ataques, según un general de brigada ucraniano.

Un misil impactó en un edificio de nueve plantas en la ciudad de Bilhorod-Dnistrovsky cerca de la 1 de la madrugada (2200 GMT del jueves), informó el Ministerio de Emergencias ucraniano. También provocó un incendio en un edificio anexo.

Serhi Bratchuk, portavoz de la administración regional de Odesa, dijo a la televisión estatal ucraniana que se estaba llevando a cabo una operación de rescate, ya que algunas personas permanecían enterradas bajo los escombros tras el derrumbe de parte del edificio.

Otro misil impactó en un centro turístico, dijo Bratchuk, matando al menos a tres personas, entre ellas un niño, e hiriendo a otra más.

Reuters no pudo confirmar de forma independiente los detalles del incidente.

Miles de civiles han muerto desde que Rusia invadió Ucrania el 24 de febrero en lo que, según Kiev, es una guerra de agresión no provocada. Moscú niega haber atacado a los civiles y dice que sólo ataca la infraestructura militar en lo que llama una "operación especial" para erradicar a nacionalistas peligrosos.

El ataque ocurrió después que Rusia dijera el jueves que había decidido retirarse de la Isla de las Serpientes como "gesto de buena voluntad" para demostrar que Moscú no estaba obstruyendo los intentos de la ONU de abrir un corredor humanitario que permita el envío de cereales desde Ucrania.

Ucrania dijo que había expulsado a las fuerzas rusas de la isla del mar Negro tras un asalto con artillería y misiles y el presidente, Volodímir Zelenski, celebró la victoria estratégica.

"Todavía no garantiza la seguridad. Todavía no garantiza que el enemigo no vuelva", dijo en su discurso nocturno por vídeo. "Pero esto limita significativamente las acciones de los ocupantes. Paso a paso, los haremos retroceder de nuestro mar, nuestra tierra y nuestro cielo".

En cambio, las fuerzas ucranianas resistían desesperadamente en la ciudad de Lisichansk.

La artillería rusa bombardeaba desde diferentes direcciones mientras el ejército ruso se acercaba por varios lados, declaró el gobernador regional Serhi Gaidai a la televisión ucraniana.

"La superioridad en potencia de fuego de los ocupantes sigue siendo muy evidente", dijo Zelenski. "Simplemente han traído todas sus reservas para golpearnos".

Las fuerzas rusas han estado intentando rodear Lisichansk desde que capturaron Severodonetsk, en el lado opuesto del río Síverski Donets, la semana pasada tras semanas de duros combates.

En Severodonetsk, los residentes han salido de sus sótanos y están rebuscando entre los escombros de su ciudad en ruinas mientras tratan de reconstruirla.

"Casi toda la infraestructura de la ciudad está destruida. Vivimos sin gas, electricidad y agua desde mayo", dijo a Reuters Serguéi Oleinik, un residente de 65 años. "Nos alegramos que esto haya terminado y quizá pronto comience la reconstrucción y volvamos a tener una vida más o menos normal".

APOYO A UCRANIA

A pesar de haber cedido terreno y de haber sufrido duras pérdidas en el este del Dombás en las últimas semanas, Ucrania espera infligir suficiente daño para agotar el avance del ejército ruso y ha contraatacado en el sur de la región.

Los aliados occidentales de Ucrania han estado enviando armas y el Gobierno de Kiev recibió un nuevo impulso cuando Estados Unidos dijo que proporcionaría otros 800 millones de dólares en armas y ayuda militar.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, dijo tras una cumbre de la OTAN en Madrid que Washington y sus aliados estaban unidos para hacer frente al presidente ruso, Vladimir Putin.

"No sé cómo va a terminar, pero no terminará con la derrota de Rusia en Ucrania", dijo Biden en una conferencia de prensa. "Vamos a apoyar a Ucrania durante el tiempo que sea necesario".

HUMO Y FUEGO

Las fuerzas ucranianas en el distrito "sur" del mando conjunto de las fuerzas armadas ucranianas mataron a 35 militares rusos y pusieron fuera de combate dos tanques y cuatro vehículos blindados, según un comunicado militar ucraniano en Facebook el viernes.

"Las fuerzas armadas ucranianas no sólo mantienen las líneas de defensa, sino que también llevan a cabo exitosas operaciones destinadas a liberar de los invasores las ciudades ocupadas en la región de Jersón", dijo en Telegram el gobernador regional de Krivói Rog, Oleksandr Vilkul, quien añadió que las tropas ucranianas habían recuperado la ciudad de Potyomkin.

Reuters no pudo verificar inmediatamente las afirmaciones sobre el campo de batalla.

La Isla de las Serpientes fue retomada por Ucrania tras semanas en las que el impulso en el conflicto de cuatro meses parecía estar cambiando a favor de Rusia.

El general de brigada ucraniano Oleksii Hromov dijo que las fuerzas ucranianas aún no estaban ocupando la isla, pero que lo harían.

El rocoso islote domina las rutas marítimas hacia Odesa, el principal puerto ucraniano del mar Negro, donde Rusia bloquea los cargamentos de alimentos de uno de los principales proveedores de grano del mundo.

El levantamiento del bloqueo ha sido un objetivo primordial de Occidente. El secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, ha acusado a Rusia de provocar deliberadamente el hambre en el mundo como "chantaje".

Moscú niega haber bloqueado los puertos y achaca la escasez de alimentos a las sanciones occidentales que, dice, limitan sus propias exportaciones.

En su intervención en Moscú el jueves, el presidente de Indonesia, Joko Widodo, se ofreció a ser un puente diplomático entre Putin y su homólogo ucraniano y dijo que esperaba que se pudieran reparar las líneas de suministro de alimentos y fertilizantes a nivel mundial.

"Aprecio mucho al presidente Putin, que ha dicho antes que garantizará la seguridad de los suministros de alimentos y fertilizantes tanto de Rusia como de Ucrania. Es una buena noticia", dijo Widodo.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Blinken advierte que "podría ser demasiado tarde" si no se aprueba la ayuda a Ucrania en el Congreso

Orbán en la apertura de campaña de Fidesz: "Lo que hace Bruselas es jugar con fuego, tentar a Dios"

El supuesto ataque israelí a una zona estratégica de Irán fue arriesgado, según analistas