This content is not available in your region

Putin asegura que hay avances sobre la exportación del grano ucraniano bloqueado

Access to the comments Comentarios
Por Redacción de Euronews  con AP, AFP y EFE
euronews_icons_loading
El presidente de Rusia, Vladímir Putin, junto a sus homólogos de Irán y Turquía
El presidente de Rusia, Vladímir Putin, junto a sus homólogos de Irán y Turquía   -   Derechos de autor  Sergei Savostyanov/Sputnik

Son las imágenes que levantan ampollas en Occidente. Es la cumbre a tres de Rusia, Irán y Turquía. La primera trilateral de Vladímir Putin fuera de su país desde la invasión de Ucrania. En la estampa también, el anfitrión, el presidente iraní Ebrahim Raisí, y su homólogo turco, Recep Tayyip Erdogan. Las conversaciones versaron aparentemente sobre Siria, pero también sobre Ucrania y sus exportaciones de grano.

Sobre este asunto, Putin ha afirmado que se han hecho progresos que podrían permitir a Rusia levantar el bloqueo impuesto a los cereales ucranianos, una cuestión que amenaza con provocar una hambruna en toda África. Ha agradecido al presidente Erdogan sus esfuerzos diplomáticos.

"Quiero agradecerle sus esfuerzos de mediación y el haber proporcionado una plataforma para las negociaciones sobre los problemas alimentarios y la exportación de cereales", destaca Vladímir Putin.

"Todavía no se han resuelto todas las cuestiones, pero el hecho de que haya movimiento ya es positivo", añade el presidente de Rusia.

Aunque Turquía y Rusia apoyan históricamente a bandos opuestos en la guerra de Siria, esta cumbre fue una oportunidad para que Putin demostrara que sigue teniendo aliados internacionales. 

El líder iraní dijo que Teherán y Moscú deberían consolidar sus lazos, y señaló a Occidente como culpable de la guerra en Ucrania.

El presidente iraní, Ebrahim Raisí, en su discurso de apertura de la cumbre, afirmó que la postura de su país respecto al conflicto de Siria es "mantener la integridad territorial de este país y alcanzar una solución política sin la intervención extranjera".

"La acción militar no solo no es una solución, sino que también conduce al deterioro de la situación", dijo Raisí, tal como previamente afirmó el líder supremo de Irán, Ali Jameneí, durante la reunión que mantuvo con Erdogan.

Raisí asimismo destacó que los países de la región y la comunidad internacional deben ayudar para que los desplazados sirios regresen a sus hogares.

Condicionar la ayuda humanitaria a la realización de los objetivos políticos de algunos países occidentales y el régimen sionista (en referencia a Israel) interrumpirá este proceso, dijo el mandatario iraní que en ese sentido exigió una atención y una acción "más serias" por parte de la comunidad internacional.

Raisí asimismo destacó que "la presencia ilegítima de las fuerzas ocupantes de EEUU, se ha convertido en un factor desestabilizador para Siria y la región" y enfatizó la necesidad de que las fuerzas estadounidenses se retiren lo antes posible de toda la zona, incluida Siria.

Erdogan, que respalda a los opositores en Siria mientras Irán y Rusia apoyan al gobierno de Damasco, fue crítico con estos en su discurso y dijo que "ustedes dicen que comprenden la preocupación de Turquía, por lo que se lo agradecemos, pero las frases por sí solas no curan el dolor".

El mandatario turco indicó que el problema de su país con Siria es por los grupos terroristas; "el terrorismo también amenaza la integridad territorial de Turquía. La lucha de Turquía contra el Estado Islámico, y los grupos kurdos Pjak, PKK, YPG y otros grupos terroristas seguirá", al tiempo que subrayó que "estas organizaciones terroristas deben ser erradicadas".

"Los grupos terroristas que mencioné deberían estar al menos a 30 kilómetros de las fronteras de Turquía. Esperamos que nuestros amigos apoyen sinceramente nuestras actividades en la lucha contra el terrorismo", dijo Erdogan, quien el mes pasado informó de que va a lanzar una nueva acción contra los Kurdos al norte y noreste de las ciudades sirias de Alepo, Manbech y Tel Rifaat.

El líder supremo iraní, Ali Jameneí, afirmó este martes durante su reunión con el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, que cualquier ataque militar en el norte de Siria dañará a toda la región, incluido a Turquía.

"Los problemas de Siria deben resolverse mediante negociaciones, e Irán, Turquía, Siria y Rusia deben poner fin a este problema mediante el diálogo", dijo Jameneí.