This content is not available in your region

España rechaza la tabla rasa que reduciría el consumo de gas en la UE un 15%

Access to the comments Comentarios
Por Juan Carlos De Santos Pascual  con EFE
euronews_icons_loading
Operarios trabajan en la planta de regasificación de Enagas, la mayor planta de GNL de Europa, en Barcelona, España, el 29 de marzo de 2022
Operarios trabajan en la planta de regasificación de Enagas, la mayor planta de GNL de Europa, en Barcelona, España, el 29 de marzo de 2022   -   Derechos de autor  Emilio Morenatti/The Associated Press

La tabla rasa de aplicar una reducción del 15% en el consumo del gas en todos los países de la Unión Europea no ha gustado ni a España ni a Portugal. La medida aún tiene que pasar el filtro de los ministros del bloque el próximo martes, pero bastaría con una mayoría simple para que los países se tengan que atener a la obligación de Bruselas. Sin embargo, la ministra de Transición Ecológica española ya ha rechazado la propuesta. Considera que se trata de "un sacrificio desproporcionado".

"Defendemos valores europeos, pero no nos pueden exigir un sacrificio sobre el que ni siquiera nos han pedido opinion previa. A diferencia de otros países, los españoles no hemos vivido por encima de nuestras posibilidades desde el punto de vista energético. Somos solidarios y vamos a seguir siéndolo; de hecho, en el último mes el 20% del gas que importamos fue re-exportado directa o indirectamente a otros estados miembros de la UE", ha destacado la ministra de Transición Ecológica de España, Teresa Ribera.

La ministra ha pedido a su vez un debate serio y honesto en el que se oiga a cada uno de los miembros. Ha recordado que la situación de cada país es distinta y que en este caso España ha hecho un esfuerzo históricopagado por los consumidores industriales y domésticos para disponer de la infraestructura actual. A pesar de todo la ministra ha tranquilizado a los españoles diciendo que no va a haber cortes de suministro.

"Pase lo que pase, las familias españolas no van a sufrir cortes de gas ni cortes de luz en sus casas", ha apuntado Ribera.

El país cuenta con seis regasificadoras que están lejos de operar a máxima capacidad. Además tiene amplia disponibilidad de países desde los que España recibe buques con gas licuado.

La Comisión Europea (CE) propuso este miércoles que todos los países de la Unión Europea reduzcan voluntariamente un 15 % su consumo de gas hasta la próxima primavera para prepararse ante un posible corte del suministro ruso y que, en caso de emergencia, el recorte sea obligatorio.

Bruselas sugiere adoptar medidas de ahorro sobre todo en la industria, como usar combustibles alternativos o dar incentivos públicos para las empresas que reduzcan su consumo, así como limitar la temperatura en los edificios públicos o hacer campañas de ahorro en los hogares, aunque estos tendrían el suministro garantizado.

"Rusia nos está chantajeando, usando la energía como arma. Por tanto, sea el corte parcial o total, Europa debe estar preparada", dijo la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, al presentar el plan de contingencia para un escenario cada vez más plausible visto que Moscú ya ha reducido o parado el suministro a doce socios comunitarios.

El flujo de gas ruso a la UE ya se ha reducido a menos de un 30 % con respecto a la media del último lustro en junio, señala la Comisión, que advierte del "importante riesgo de una interrupción completa y prolongada del suministro ruso".

En este escenario, Bruselas llama a la prevención y solidaridad entre los Veintisiete, acometiendo ahora un ahorro energético que, argumenta, será menos costoso económica y socialmente que actuar de forma precipitada cuando llegue la crisis.