NewsletterNewsletterEventsEventos
Loader

Find Us

InstagramFlipboardLinkedin
Apple storeGoogle Play store
PUBLICIDAD

El alga parda, de origen asiático, invade a Europa y pone en riesgo la biodiversidad

El alga parda, de origen asiático, pone en riesgo las playas de Europa
El alga parda, de origen asiático, pone en riesgo las playas de Europa Derechos de autor Photo : capture d'écran d'un reportage de la télévision portugaise (RTP)
Derechos de autor Photo : capture d'écran d'un reportage de la télévision portugaise (RTP)
Por Angelica Parra HernandezEuronews con PT-RTP
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

El alga parda, de origen asiático, posiblemente llegó al Mediterráneo agarrada a los cascos de los barcos, y ha comenzado a invadir a Europa desde el 2015. Esta especie puede afectar la biodiversidad, y no se ha encontrado la forma de detenerla.

PUBLICIDAD

Una invasión de algas procedentes de Asia se ha identificado en las playas del Algarve occidental en Portugal, la especie ha cubierto gran parte de los fondos marinos y las rocas.

Estas algas pardas al crecer demasiado pueden tener un impacto negativo en las especies autóctonas de la costa portuguesa, por lo que la biodiversidad, la pesca y la calidad ambiental de la playa pueden verse perjudicadas.

Los pescadores creen que esta especie invasora posiblemente llegó al Mediterráneo agarrada a los cascos de los barcos o en las aguas de lastre que se vierten al llegar a los puertos.

"Las algas pueden infiltrarse en las redes y hacer que la red no atraiga a los peces, y no poder pescar", explicó Fábio Matos, representante de la Asociación de Pescadores de Barlavento.

El alga invade Europa desde hace años

Esta especie comenzó a conquistar el territorio de la Unión Europea desde el 2015, y con el tiempo afectó también al Mediterráneo español. En 2019 el alga se instaló en las islas portuguesas de las Azores.

"Ha cambiado profundamente el hábitat costero de las Azores, en las zonas donde ya se ha establecido (...). En sólo dos años, ha conseguido convertirse en la especie dominante de la zona intermareal", cuenta José Nuno Pereira, integrante de la Asociación de Naturalistas del Atlántico.

No hay forma determinada para contener esta especie invasora. La composición margosa de estas algas no permite que los peces la coman, por lo que tampoco se puede controlar su desarrollo de esta manera. No es tóxica para los humanos, pero es un gran riesgo para la biodiversidad de los ecosistemas marinos.

Esta alga ya ha sido incluida por la Unión Europea en el catálogo de especies exóticas invasoras.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Una expedición de Portugal y EE. UU. captura imágenes en alta definición en el mar de Azores

Portugal: ¿Se mantienen los valores de la revolución 50 años después?

50 años del 25 de abril: ¿Qué queda por hacer con la 'revolución de los claveles'?